Calzado: la industria regional perdió el 63 por ciento de los puestos laborales que tenía en 2016

Calzado: la industria regional perdió el 63 por ciento de los puestos laborales que tenía en 2016

El cierre de TecnoSport Latinoamericana, en el parque industrial de Luján, volvió a poner en agenda la gravísima crisis de la industria del calzado. No es para menos: pese a abastecer durante 10 años a Nike, la firma no resistió y tuvo que cerrar, dejando a 120 familias sin sustento.

Según la Cámara Argentina de Industriales Proveedores de la Industria del Calzado (CAIPIC), el sector está atravesando “su peor momento”. Los datos son brutales: la crisis ya se cobró decenas de fábricas y cerca de 9 mil empleos.

En la región el sector también está complicado. Las cifras actuales hablan de algo más de 800 trabajadores, cuando hace pocos años superaba los 2.200. La caída supera el 63 %.

La empresa más importante, Dass Coronel Suárez, fue la que más personal redujo en los últimos dos años, hasta llegar a un plantel actual de 700 operarios.

La firma brasileña —que ocupa las explantas de Gatic— parece haber superado los momentos de zozobra de 2017, cuando se inició un duro plan de ajuste y retiros voluntarios, pero aún sufre profundos baches productivos. A tal punto, que comunicó hace unos días a sus trabajadores que adelantará las vacaciones al mes de julio.

Antonio Godoy, delegado local del Socaya, dijo que desde la empresa aseguran que “la producción va a continuar”.

“Nos comunicaron que nos iban a dar las vacaciones para el mes de julio, y pedimos seguir dialogando. Trabajo va a haber, pero hay un hueco de 21 días que, hasta el momento, no se puede cubrir y por eso nos pidieron adelantar las vacaciones. La gente está intranquila, sobre todo porque ya se vivió en otra época esto de adelantar las vacaciones y lo que conlleva, más la realidad del país”, dijo.

“La empresa nos confirmó que la producción continúa; hoy en día estamos haciendo 14.000 pares diarios y no hay indicios de que baje. Se quiere evitar el conflicto, los rumores, los fantasmas del pasado o lo que vivieron los trabajadores de la empresa en Luján. Acá, los directivos siempre nos dicen que van a seguir”, sostuvo.

El delegado del Socaya confirmó que, hasta ahora, no se ha hablado de suspensiones. “Lo fundamental es mantener la tranquilidad para los trabajadores que, hoy en día, están en la fábrica. Lo que sabemos es que la actividad y la producción continuarán y estamos a pleno. Veremos qué sucede con el resultado de las próximas elecciones”.

En el siguiente video, la palabra del secretario adjunto del Socaya, Oscar Fernández y del delegado local, Antonio Godoy, a partir de una gentileza del Canal Reflejos de la Cooperativa Eléctrica ‘San José’.