Celebremos la enfermería profesional

Celebremos la enfermería profesional
Celebremos la enfermería profesional
Celebremos la enfermería profesional
Celebremos la enfermería profesional

09/09/2020


En el marco del año Mundial de la Enfermería deseamos homenajear a la Licenciada en  Enfermería María Alicia Gerk, quien es, a nuestro criterio, la madre de la Enfermería Profesional en Coronel Suárez.

A continuación, haremos un poco de historia reviviendo algunos hechos tomados del libro “120 años en la Historia de Coronel Suárez” escrito por Héctor Dos Santos y contando vivencias de nuestra querida Alicia.

Habían transcurrido apenas 15 años en la vida de esta mujer, quien siempre tuvo un nexo especial y verdadero con los enfermos, cuando comenzó a tener contacto estrecho con los pacientes del Hospital Municipal de Coronel Suárez; un poco por curiosidad, otro por solidaridad, pero sin dudas, por la convicción de estar al SERVICIO. En sus inicios, empezó alcanzando un vaso con agua a las personas allí internadas; vaso que llenaba de una jarra que cargaba en un antiguo molino; agua tan fresca y transparente… llena de vida como la pequeña Alicia. Con esa agua los pacientes no solo hidrataban el cuerpo, sino que reconfortaban su alma, pues venía de la mano tímida de una casi niña con la más bella sonrisa. Ella... la futura enfermera, haría un largo recorrido en nuestra historia, que quedará en la memoria de quienes le tenemos tanto cariño y agradecimiento. Quizás en aquellos tiempos de molinos y vasos de agua, ella no se imaginaba la importancia que tendría su rol en nuestro distrito y zonas aledañas.

Algunos años más tarde, surgió la necesidad de ejercer como enfermera profesional, es por eso que en el año 1974/75 realizó un curso a nivel local dictado por la Hermana Ana Celia, donde se inscribieron 50 alumnos y se recibieron 20. En aquel momento era Director del Hospital el reconocido y recordado Dr. Anasagasti.

La formación profesional de Alicia tuvo comienzo, pero no fin, pues sus ansias de seguir creciendo han sido infinitas. En el año 1978 estudió Auxiliar de Enfermería en la Escuela de Enfermería de La Plata. Luego, en el año 1982, en la Escuela Superior de Sanidad de la misma ciudad, hizo un curso de Auxiliar y en 1984 cursó Enfermería Profesional, obteniendo así uno de los más importantes títulos a nivel local y dejando atrás la enfermería empírica.
Siempre anheló perfeccionarse a sí misma, pero nunca dejó de bregar por el sueño de que sus compañeros también pudieran ser profesionales, lo cual, como bien sabemos, hace que el sistema de salud se fortalezca con todos los beneficios que ello trae.

En el año 1991, hizo un curso de Terapia Intensiva y logró la Jefatura del sector, teniendo como objetivo aprender sobre nuevas tecnologías e incorporarlas en el área de terapia y neonatología.

Se recibió como Licenciada en Enfermería en la Universidad de Rosario en el año 1999, título que logró sin recibir ayuda económica alguna, al igual que todos los títulos anteriores, a puro esfuerzo propio.

A su gran vocación de enfermera, también supo sumarle el amor por la docencia. En el año 1985 comenzó a dar clases, para lo cual se capacitó adquiriendo la formación docente correspondiente. En su recorrido por la enseñanza, impartió y coordinó cursos de Auxiliares (Pigüe, 1997) y la Carrera Profesional (1998-2000). Coordinó el Curso de Clínicas Básicas en Carhué y la Carrera de Tecnicatura en Enfermería (2008-2010). Además, también coordinó la Carrera de Enfermería Universitaria (2001 -2007) de la Universidad Nacional de Quilmes, trayendo por primera vez a nuestro distrito la carrera universitaria, un suceso jamás imaginado. El 31 de julio fue un día histórico para Coronel Suárez cuando asumió como Coordinadora de dicha carrera, con más de 100 alumnos inscriptos. Se recibieron 32 nuevos enfermeros universitarios, y en agosto del 2004 comenzó la segunda promoción de la misma carrera. En ese momento, ya era Jefa del Departamento de Enfermería, y se había desempeñado en otras jefaturas, prácticamente en todas las áreas del Hospital.

Hoy, desde su retiro y jubilación, esperamos y deseamos que siga amando y abrazando esta maravillosa profesión de la misma manera que nos lo trasmitió. Recordamos con admiración sus consejos: "Estudien para tener fundamentos teóricos y científicos, ello serán sus herramientas para avanzar y distinguir su profesión. Sepan que los enfermeros tienen acciones independientes. ¡¡Valórense!!".

A través de este relato deseamos, en nuestro año, expresar nuestro afecto y nuestro humilde homenaje a una gran MAESTRA y ENFERMERA, quien supo dejar en nuestras manos todo el conocimiento y profesionalismo para crear nuevos enfermeros con bases científicas y reales, para ofrecer a nuestra ciudad la mejor calidad de atención en cuanto a nuestra profesión se refiere.

Al día de hoy, siguen sumándose enfermeros al desafío que significa incorporar conocimientos y especialidades para poder contribuir a la salud de todos los suarenses. No dejaremos de felicitar y agradecer a todos los profesores y enfermeros colegas por elegir esta BENDECIDA PROFESIÓN.
Muchas gracias ALICIA GERK, no hay palabras que alcancen para rendirte homenaje.

Con cariño,
Enfermera Andrea Schwab.
Lic. En Enfermería Silvia Roldán.