Condenado por cazar a un puma que le mataba las ovejas

Condenado por cazar a un puma que le mataba las ovejas

Algunos comentarios que le hizo a conocidos, uno de ellos a través de una red social, resultaron fundamentales para que la justicia bahiense condenara a un hombre por la caza de un puma en un campo de Coronel Suárez, cuya especie se encuentra protegida en la provincia de Buenos Aires.

El juez en lo Correccional Nº 2, Gabriel Rojas, le impuso una sanción de seis meses de prisión en suspenso y la prohibición de cazar por tres años al necochense Néstor Fabián Ibarra (53), a quien imputó del delito de “depredación de fauna”.

Para el magistrado quedó probado que la noche del 5 de agosto de 2016, en el establecimiento rural Las Tunas, ubicado en el cuartel XIII del distrito suarense, el acusado dio muerte a “un puma macho adulto, especie que se encuentra protegida y su caza prohibida”.

Durante el debate, el defensor particular Francisco Favrat destacó lo manifestado por el procesado, quien señaló que accidentalmente atropelló al felino.

El letrado resaltó que Ibarra carecía de armas y que el cuero secuestrado no tenía orificios de bala.

Indicó además que no se acreditó la caza intencional y que “se trata de animales peligrosos, pudiendo ser tardía la injerencia de Flora y Fauna”. 

Marcos Cortez, por entonces compañero de trabajo del sospechoso, declaró que esa noche lo llevaron al campo en una camioneta Toyota y que vio al animal “ensangrentado y muerto”, “ratificando que Ibarra atropelló al puma causando su muerte”.

Sin embargo, el magistrado valoró una serie de testimonios que, a su criterio, demostraron la responsabilidad del imputado.

Uno de ellos fue el de Gregorio Díaz Torres, vecino del campo en el que trabaja el acusado, quien dijo que Ibarra le comentó que había podido cazar al puma.

Por su parte, la oficial de policía Silvina Aguilar reconoció haber recibido un mensaje en su cuenta de la red social Facebook, en el que el acusado le manifestó “mirá lo que agarré”, en referencia a un puma que se observaba en una foto.

Sostuvo también que anteriormente le había señalado que estaba buscando al felino “porque le mataba las ovejas”.

La uniformada admitió saber que la caza de esta especie está prohibida, por lo que “eliminó el mensaje y comentó lo ocurrido a su superior”.

El juez Rojas manifestó en el fallo que el encausado “tenía y refirió un móvil poderoso para eliminar al animal, ya que, como lo dijo a Silvina Aguilar, ‘le mataba las ovejas’”.

Siguió diciendo que “con ese objetivo, y de acuerdo a lo testimoniado por Cortez, salió a buscarlo junto con otros empleados y lo trajo muerto, cumpliendo de ese modo su objetivo, ‘cazar al puma’ como se lo dijo a Torres, ‘agarrarlo’ como lo mencionó a Aguilar”.

“En ese marco no cabe especulación alguna acerca de un supuesto atropellamiento accidental, que no solo no está acreditado sino que está plenamente desvirtuado por la restante evidencia analizada”, agregó.

 

Acuerdo tácito para ultimar a estos animales

Para Rojas hay un “acuerdo tácito” en las zonas rurales sobre la “necesidad” de matar a estos animales y otras especies consideradas “plagas”, inclusive antes de que exista una emergencia, a raíz del daño que estiman pueden causar en la hacienda.
Sin embargo, describió que los productores ganaderos perjudicados pueden ser “indemnizados con el pertinente trámite administrativo ante la autoridad de aplicación”.

Así se establece un “código de actuación particular que todos conocen y respetan, pero al margen de la ley, lo que contribuye además a la extinción probable o merma de los ejemplares de la especie”,  menciona en el fallo condenatorio.

 

Se investiga la venta de un ejemplar

La justicia bahiense comenzó a investigar el año pasado una causa en la que una persona está sospechada de ofrecer a la venta por Facebook un puma hembra con el fin de abastecer cotos de caza.

El caso, por presunta infracción a la ley 22.421, tuvo que ser instruido por el Juzgado de Garantías Nº 3 de nuestro medio, a cargo de la doctora Susana Calcinelli, luego de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación resolviera en ese sentido, al trabarse una cuestión de competencia con el Juzgado Federal Nº 1, también de nuestro medio.

El 8 de junio de 2018,  el juez en lo Correccional Nº 2 de La Plata, Eduardo Eskenazi, condenó a Ramiro Remorini por matar a un puma dentro de la Reserva Natural “El Destino”, de Magdalena. Recibió una pena de 3 años de prisión en suspenso y una multa de 3 mil pesos. 

El hecho se hizo público cuando el imputado subió las fotografías a su cuenta en la red social Facebook, que fueron viralizadas y difundidas por diversos medios de comunicación.

(Fuente La Nueva)