Daniel Gollán: “Veo muy difícil que antes de fin de año pueda volver la actividad escolar”

Daniel Gollán: “Veo muy difícil que antes de fin de año pueda volver la actividad escolar”

24/07/2020 - Afirmó que con los contagios por coronavirus que se están registrando en el Conurbano y La Plata, el retorno presencial a las aulas está en duda. Y aseguró que no hay fecha estimada para la terminación de la cuarentena.


El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, afirmó que ve “muy difícil” un retorno de las clases presenciales antes de fin de año en las escuelas de los distritos del Conurbano y La Plata a raíz del nivel de contagios que se están registrando por coronavirus y sostuvo que no hay fecha cierta para la culminación de la cuarentena. El funcionario adelantó además que seguramente se endurecerá el confinamiento a partir del 2 de agosto. A continuación los aspectos salientes de la entrevista.

-Están aumentando los contagios en los últimos días en la Provincia. ¿Qué análisis hace de esta situación?

“Hay que mirar con cuidado las salidas recreativas porque podrían generar más contagios” - Daniel Gollán.

-El leitmotiv del virus es replicarse y contagiar. Este proceso empezó a darse desde el lugar donde mayor concentración de casos vinieron de afuera, por eso fue la ciudad de Buenos Aires, no por otro motivo, y luego se fue dispersando al Conurbano y al resto del país. Y avanzó como una mancha de aceite. Bajo esta mirada epidemiológica, el virus va a intentar reproducirse siempre, lo único que uno puede hacer si no se tiene una vacuna, es cortar la progresión en los contactos para mitigar el nivel de contagios y que no sucedan todos juntos. Por eso se hace la cuarentena y entonces el virus avanza más lentamente. Deseábamos que el endurecimiento de la cuarentena hubiese impactado en detener más el crecimiento de la curva, pero no ha sido así. En la Provincia nuestro principal objetivo es no saturar el sistema sanitario y frenar la cantidad de contagios. Estamos todo el tiempo jugando con esas dos variables. Si dejamos disparar la cantidad de casos se va a saturar el sistema. Si en cambio se van modulando con distintas medidas los contagios, aunque estén creciendo, se puede ir conteniendo el sistema.

-¿Hay un porcentaje deseable de ocupación de camas de terapia que no ponga en riesgo la atención?

-Miramos con atención hoy dos variables: el porcentaje de gente que termina ocupando una terapia de los que se enferman y el número absoluto de camas que se van ocupando por día. Si vemos que se empieza a acelerar en forma preocupante la ocupación de camas de terapia, va a ser indicador para que tomemos una medida, pero no podemos esperar a que eso llegue al 90 por ciento, porque después hay un efecto inercial que dura un mes. Hay que cortar cuando se vea que estamos en un tope que estamos definiendo y que seguramente no va a ser superior al 75 por ciento.

-¿Cortar significa volver a endurecer la cuarentena?

-Es lo que el gobernador definió con este concepto de cuarentena intermitente, entrar y salir en función de la velocidad para ir modulando y que el pico no se produzca de una vez y sea enorme y que haya algunos picos y descensos, que la cantidad de casos que se incrementan no sea enormemente superior. Si no hubiésemos hecho la cuarentena anterior, en vez de 3800 casos hoy estaríamos en 5 o 6 mil. La primera semana de julio sobre una base del 40 por ciento de gente que no circula porque no es trabajador esencial, se le agregó un 15 por ciento más en los primeros siete días. Pero en la segunda semana de julio bajó el acatamiento de lo que fue la primera semana. Cuando decimos que hay que endurecer planteamos volver a una etapa donde achiquemos de nuevo un 7 ó un 10 por ciento la circulación, lo máximo que se pueda.

-¿Se puede decir que estamos en el pico de la enfermedad?

Vamos a poder decir que pasamos el pico cuando empiece un descenso constante luego del día de mayor cantidad de casos. Estamos modulando esta situación adrede, para que no se sature el sistema de salud porque está científicamente probado que el aumento de la tasa de mortalidad se produjo cuando colapsaron los sistemas.

-¿Cabe la posibilidad de que no lleguemos al 2 de agosto y que se deba endurecer antes la cuarentena?

-Como lo estamos viendo hoy es probable que la decisión de endurecer la cuarentena pueda tomarse hacia el 2 de agosto. Al día de hoy tenemos una semana para seguir de cerca esta evolución y cortar porque todavía estamos lejos del 75 por ciento de las camas ocupadas. Si hay un proceso de aceleración no creemos que sea antes de estos siete u ocho días. Antes del 30 tendremos que hacer los números para ver qué hacemos después del 2 pero como vemos que viene la cosa, pensamos que es muy probable que tengamos que dar marcha atrás.

-¿Sería volver a Fase 1?

-Lo que ocurre es que cuando uno habla de Fase 1 hay que ver en el acatamiento real qué fase es. Es un concepto teórico, pero después no es un impacto directo en el comportamiento de la gente. Vamos a tener que trabajar mucho para que se entienda esta decisión.

-¿Hasta cuándo se imagina la cuarentena?

-Mi viceministro habló de que compraría si le decían que iba a ser hasta mediados de septiembre. ¿Hoy quién no firmaría eso si le dijeran que se vuelve entonces a la normalidad? La mala noticia es que no vamos a poder salir de lo que se llama la cuarentena. Mientras tengamos un sector de la sociedad inmovilizado por el tema pandémico, estaremos en cuarentena. Salir de ella es volver a Mar del Plata, volver a los estadios y eso no lo veo en septiembre. Imagínense 3 ó 4 millones de bonaerenses y porteños saliendo a la Costa, les llevaríamos el virus a toneladas. Ojalá en septiembre podamos estar mejor y haya una declinación de casos y no vuelvan a subir, pero no es el fin de la cuarentena. Porque hay otros argentinos más allá el Amba y los tenemos que cuidar.

-¿Cómo se imagina la vuelta al ciclo lectivo presencial en los distritos que hoy están en Fase 3?

-En el Amba está complicado, pero en el resto de la Provincia para que eso suceda se están elaborando los protocolos, por supuesto con pocos chicos y no todos los días. En el Amba se va a tener que esperar mucho más, porque tenemos miedo de que nos pase lo que le pasó a Israel donde bajaron los casos, liberaron las aulas universitarias, secundarias y primarias y la situación eclosionó. Y el segundo pico fue incluso superior al primero. Entonces, la vuelta masiva de cientos de miles de estudiantes es un tema que hay que analizarlo con mucho cuidado.

-¿Se podría decir entonces que este año no va a haber actividad presencial en el Amba y La Plata?

-Lo veo muy difícil.

-¿Está de acuerdo con las salidas recreativas que plantea la Comuna platense?

-Hay que mirar con mucho cuidado las salidas recreativas porque si aumenta mucho la circulación en medio del incremento de casos, se agregan más contagios. Yo sería cauteloso con el tema de estas salidas.

 

(Fuente: El Día)