Definen un aumento de entre 7 y 9% en las tarifas de gas domiciliario

 Definen un aumento de entre 7 y 9% en las tarifas de gas domiciliario

El Gobierno convocó a una audiencia pública para definir un posible aumento en las tarifas de gas, que sería el primero durante la presidencia de Alberto Fernández. El encuentro será el 15 de marzo y se cree que el incremento del valor del gas residencial rondaría entre el 7 y el 9 por ciento.

Durante la audiencia se estudiará el costo del gas natural y la proporción de la que se tiene que hacer cargo el Estado nacional mediante subsidios, 75 días después de implementar el Plan Gas 2020-2024, ya en funcionamiento. Solamente se analizará la parte mayorista del gas, al menos por lo resuelto hasta el momento, según El Cronista.

Si se acuerda un aumento se implementaría desde el 1° de abril, fecha a partir de la cual los usuarios tendrán en sus facturas únicamente un incremento para que firmas como Camuzzi, Metrogas, Naturgy, EcoGas, Transportadora de Gas del Sur (TGS) y Transportadora de Gas del Norte (TGN) puedan hacer frente a los costos salariales y de operación y mantenimiento.

Es que el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) estaría cerca de llegar a un acuerdo con las empresas distribuidoras y transportistas de gas para implementar un aumento de entre 7 y 9 por ciento en las boletas, exclusivamente para remunerar a las licenciatarias del servicio público regulado.

RECLAMO MAYOR

Las compañías del sector reclaman un ajuste de entre 85 por ciento y el 90 por ciento, en línea con la inflación mayorista acumulada desde abril de 2019, cuando se implementó el último aumento en las tarifas. Esto implica mantener congelado en pesos el costo del gas, que es lo que se estudiará en la audiencia pública del 15 de marzo. La Resolución 117/2021 firmada ayer convoca a la audiencia pública que tendrá lugar desde las 10 por la plataforma digital Webex.

El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez declaró: “Creemos que es sumamente importante asegurar la transparencia en la toma de decisiones que afectan el interés común de la ciudadanía, como lo es el costo del componente gas natural que pasa a la tarifa, que debe adecuarse al salario de las argentinas y los argentinos, y no al revés”.

Actualmente, los hogares y comercios pagan en pesos el equivalente a U$S2,10, un precio que por la constante devaluación del peso se fue degradando desde los U$S4,62 de abril de 2019.

Este esquema tendría un costo fiscal cercano a los U$S1.491 millones durante 2021.