Estaciones de trenes desguazadas: fallo que puede abrir polémica

Estaciones de trenes desguazadas: fallo que puede abrir polémica

El albañil Pablo Alejandro Quiroga llegó a juicio acusado de desguazar la exestación Mitre de Coronel Pringles, aunque para la justicia no hubo pruebas contundentes para vincularlo con el hecho y, por otro lado, existió un desinterés del Estado Nacional por preservar el bien, que impide tipificar el delito de robo.

El fallo, que puede despertar polémica, fue dictado por el juez Marcos Javier Aguerrido, subrogante del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Bahía Blanca, en el marco de una causa judicial que se inició hace casi 8 años.

Para el fiscal Santiago Roldán, Quiroga -de 37 años y con domicilio en 17 de Agosto, partido de Puan- fue autor de distintas sustracciones, en la modalidad hormiga, de tirantes, chapas, columnas y rieles, entre otros elementos y merecía la pena de 10 meses de prisión en suspenso.

La situación se habría detectado en noviembre de 2010 y la acusación basó sus argumentos en la declaración de dos testigos que aseguraron haber visto una camioneta Ford F-100 blanca, como la de Quiroga, tirando abajo un tinglado y apoderándose de distintos objetos.

 

Se declaró inocente

El imputado se declaró inocente y negó los cargos. Y el juez confirmó su absolución.

"No se ha logrado probar que el señor Quiroga haya estado en la Estación Mitre, que lo haya hecho a bordo de una camioneta Ford F-100, que haya tirado abajo el tinglado existente en el lugar", sostuvo Aguerrido en la resolución.

"Tampoco se pudo probar que el mencionado vehículo haya estado en el lugar ni qué los elementos secuestrados en el domicilio del imputado pertenecieran a la Estación Mitre", agregó.

En este último sentido, también remarcó como importante la falta de una pericia para determinar si los elementos eran de la exestación, que está ubicada en las afueras de Pringles, entre las calles 21, 13, 36 y un camino vecinal.

 

 

Más allá de la falta de prueba para vincular a Quiroga con el hecho, el juez puso especial énfasis en la inexistencia del delito de robo, en la medida que el Estado Nacional no solo no cuidó el bien de su propiedad sino que lo abandonó de manera voluntaria.

En ese sentido, tuvo en cuenta las declaraciones de los policías comunales Jesús Niembro y Cristian Bustamante, quienes coincidieron en afirmar que la exestación está abandonada hace más de 20 años, sin ningún tipo de cerco perimetral y propiciando su progresivo desmantelamiento.

 

La justicia explicó que la falta de custodia o voluntad de recuperar las cosas de parte del Estado impiden tipificar el delito de robo.

 

"Esto nos deja en claro que el Estado Nacional, voluntariamente y sin ánimo de volver a recuperarla, la ha abandonado", dijo el juez.

Explicó que, para la configuración del delito de robo, es "imprescindible" que el acusado se haya apoderado ilegítimamente de una cosa "total o parcialmente ajena", según marca la normativa vigente.

"En este caso, si bien el Estado Nacional resultó ser el dueño de la exestación Mitre, no tomó ninguna medida para conservar y/o preservar las cosas (por cierto deterioradas y abandonadas a su suerte)", amplió.

Esa "falta de custodia o voluntad de recuperar las cosas" en cabeza del supuesto damnificado imposibilita tipificar la hipótesis delictiva, concluyó Aguerrido.

Más allá del resultado de la resolución judicial, el juez subrogante del tribunal federal bahiense ordenó la restitución de los elementos secuestrados a la empresa FerroExpreso Pampeano.

 

Un problema generalizado

El medio regional “La Nueva” realizó tiempo atrás un relevamiento entre Calderón (Bahía Blanca) y la estación Roca de Pringles.

En el trayecto existían 8 estaciones ferroviarias, aunque solo 3 se "mantienen".

El resto sufrió rapiña, vandalismo, incendios, roturas, tornados o son usadas como lugar de cría de animales.

 

(Fuente: La Nueva)