Había pasado por Coronel Suárez, ¿Ya habría estado drogado?

Había pasado por Coronel Suárez, ¿Ya habría estado drogado?
Había pasado por Coronel Suárez, ¿Ya habría estado drogado?

El jueves se conoció la noticia que un grupo de estudiantes secundarios habían viajado en una unidad ‘Jet Mar’, desde Sierra de la Ventana hasta Bahía Blanca, y que habían tenido serios inconvenientes, ya que el chofer viajaba a alta velocidad, se decía que superó los 125 km/h, y que avisados los padres hicieron la denuncia al 911 y fueron interceptados en la Avenida Alem. Al hacerle el test sobre estupefaciente al conductor le dio positivo para marihuana. Es decir, estaba drogado.

Ese vehículo había partido de la ciudad de La Plata, es de línea y cumple el recorrido desde la capital bonaerense hasta Bahía Blanca, pasando por la ciudad de Coronel Suárez. La línea en cuestión es ‘La Estrella – El Cóndor’, siendo corroborada esta situación por la responsable de la venta de pasajes en nuestra ciudad, quien negó lo sucedido en Bahía Blanca con el chofer, indicando que eran todas noticias “falsas”.

Lo cierto es que se labró un acta, en donde se deja constancia que el chófer había conducido bajo los efectos de marihuana. La pregunta: ¿Habrá estado drogado cuando pasó por Coronel Suárez? ¿Se realizan controles habituales a los choferes de empresas de larga distancia o se los deja conducir sin ningún tipo de control?

En cuanto a la historia en sí, se puede afirmar que comenzó poco antes de las 22:00 del pasado miércoles, tuvo su desenlace cerca de la medianoche, en la Terminal de ómnibus de Bahía Blanca y ante un grupo de padres que no podían creer lo que estaban viviendo.

Dos horas antes, sus hijos comenzaron su regreso del viaje de egresados, el cual llevaron adelante en Sierra de la Ventana. Con el pasar de los kilómetros fueron notando que la velocidad del micro en el que iban aumentaba, y que la chicharra que delata el límite permitido, no paraba de sonar.

Por más que los pasajeros bajaron varias veces a pedirles que respeten esa norma, el chofer, identificado como Javier Argüello de 35 años, volvía a reincidir en su temerario comportamiento al volante.

Los sacudones en el colectivo hicieron que varios de los menores se descompusieran, al punto tal de pedirles parar en el medio de la ruta, para que estos bajen y tomen aire.

Cuatro adultos iban dentro del micro, acompañando a más de 40 chicos, pero ni sus pedidos lograron que la situación mejore. Los mensajes, de hijos hacia padres, hicieron que estos últimos alertaran al 911 de la situación.

Ya en el ingreso a Bahía Blanca, un móvil policial debió acelerar más allá de los 100km/h para sobrepasar al colectivo, y que de esa forma frenase en plena Avenida Alem, en su intersección con José Hernández.

Una demora en el arribo de Guardia Urbana para que le realice los respectivos controles de alcohol y drogas a Argüello y su acompañante (Jose Luis Caviglioni, de 48) sumado a un enjambre de padres ofuscados, derivó en que la policía decidiera escoltar a la unidad de la empresa Jetmar hasta la terminal, y que allí se lleven adelante las pruebas.

El tiempo siguió pasando, y en más de una ocasión la fuerza pública tuvo que mediar para que ya dentro de la plataforma, los padres no agredieran físicamente a los choferes.

Recién sobre las 23:45, y luego de que la alcoholemia les diera negativa, se supo el resultado del drager test, el cual dio positivo en marihuana para el conductor del transporte de pasajeros.

 

Roxana Depetris, tía de una de las estudiantes, en diálogo con colegas de La Brújula 24: