La crisis se siente dentro de Cambiemos y alcalde radical baja de la reelección a Macri y Vidal

La crisis se siente dentro de Cambiemos y alcalde radical baja de la reelección a Macri y Vidal

La crisis financiera y social perdura más de lo esperado y algunos dirigentes de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires comenzaron a mostrar signos de recibir los golpes. Uno de ellos es Sergio Bordoni, intendente de Tornquist por la Unión Cívica Radical.

Es que el mandamás del oficialismo dio cuenta de la mala situación económica que vive su distrito y culpó al gobierno bonaerense y nacional. Claro está, los incrementos en los valores de las tarifas y los combustibles, principalmente, impactan de lleno en el presupuesto del distrito que solamente “alcanza para pagar sueldos”.

“La situación de los municipios pequeños es muy complicada, prácticamente vivimos para pagar sueldos porque otra cosa no podemos hacer”, sostuvo Bordoni a este medio y agregó que “la suba de los impuestos nacionales y provinciales se sienten”.

En ese sentido, graficó que se aprobó el Presupuesto 2018 contemplando el litro de gasoil a 20 pesos y aumentó hasta 28 pesos. “No nos cierran los números, la gente no puede vivir y si aumentamos las tasas locales los ahogamos nosotros a ellos”, sentenció.

De esa manera, subrayó que no piensa con romper la alianza Cambiemos: “no estoy enojado con Cambiemos, estoy enojado con la realidad que nos toca vivir en el país, que no es la esperada”.

Asimismo, el intendente de la UCR adelantó que acabará su mandato y no buscará prolongarse cuatro años más. “Voy a terminar mi gestión, pero no puedo pensar en mi re-elección porque las cosas que prometimos no las pudimos plasmar”, sostuvo y agregó: “cómo voy a ir por la re-elección si no pudimos hacer obras, si no pudimos plasmar las promesas”.

En ese marco, consideró que la decisión que tomó a nivel distrital debe ser moneda corriente en Cambiemos en todos los estamentos. Incluso en lo provincial y lo nacional. Es decir, le puso un freno a las aspiraciones de renovar los mandatos de María Eugenia Vidal y Mauricio Macri.

“Si no hay un cambio en el próximo semestre, si sigue esta realidad que es muy dura, la carrera para la re-elección va a ser muy complicada. Yo no dudo que Macri y María Eugenia (Vidal) tengan buenas intenciones, pero los números marcan otra cosa y en tiempos electorales es difícil revertir una situación tan dura”, disparó.

La crisis financiera que vive el país y la Provincia se hacen notar en Cambiemos. Así, desde el radicalismo marcan la cancha a propios y ajenos para sacar la re-elección del centro de la escena ante el descontento social en aumento.

 

(Fuente: La Tecla Info)