“Los chicos nos enseñan mucho”

“Los chicos nos enseñan mucho”

La última pregunta que se le dejó al equipo de cuidados paliativos pediátricos que visitó la ciudad el último sábado, estuvo relacionada a una reflexión personal de por qué eligió esta especificidad y las respuestas fueron humanas y sensoriales. Tómese diez minutos y escuche lo que cada uno expresa desde lo más profundo de su corazón.

La Dra. Ciruzzi señaló que “los padres vuelven. En mi oficina tengo dibujos que me han hecho los chicos, muñecos que han dejado y me han regalado. Los papás vuelven y nos dejan medicación que su hijo no usó para que la pueda usar otro paciente. Agradecen y a lo mejor lo único que uno hizo fue estar a su lado en el momento que su hijo fallece. Y, sin embargo, eso jamás se lo olvidan” y agregó que “para lo que a mí me ha servido es para redimensionar la vida de otra manera. Uno pone el foco en otras cosas. Uno se da cuenta que quejarse de lo que a uno le pasa es una tremenda injusticia para ese chico que acaba de morir. No tiene uno derecho. Recuerdo una vez que me enojé con una paciente, ella se había enojado primero conmigo y yo me enojé después, y a mí me agarró uno de los médicos más viejos de la terapia y me dijo que yo no tenía ningún derecho de enojarme con el paciente, y que él tenía todo el derecho de enojarse conmigo. Me dijo que volviera a la habitación, que le pidiera disculpas y me quedara escuchándola. Creo que eso a mí me cambió literalmente la cabeza”.

La Dra. Karina Gómez sostuvo que “se aprende a trabajar en equipo, de escuchar a los padres, se aprende del miedo del colega que hace que uno tome una actitud proactiva. Teniendo el conocimiento no existe el miedo para tomar una decisión así”.

Escuche el resto de las reflexiones… Las felicitaciones a los organizadores locales: el Dr. Fernando Migliavaca, la licenciada en terapia ocupacional Guillermina Alebuena y el psicólogo Gerardo Quiess.

 

Escuchá la última parte de la conferencia: