Micro Histórico - ‘Casa Garralda’, sinónimo de trabajo y progreso

Micro Histórico - ‘Casa Garralda’, sinónimo de trabajo y progreso
Micro Histórico - ‘Casa Garralda’, sinónimo de trabajo y progreso
Micro Histórico - ‘Casa Garralda’, sinónimo de trabajo y progreso
Micro Histórico - ‘Casa Garralda’, sinónimo de trabajo y progreso

Podés también escuchar este artículo:

 

Es imposible hacer referencia a la transformación que los Garralda le dieron a la esquina de Brandsen y Mitre, sin hacer referencia a la casa comercial que llevaba el apellido de la familia.

En la edición del 11 de octubre de 1935 de ‘El Imparcial’ se publicaba que “en el año 1909, en los albores de lo habría de ser Coronel Suárez, pujante y sin limitaciones de progreso, tuvo origen el nacimiento de la firma Garralda Hermanos & Compañía. Por lo tanto, nació, vivió y creció al ritmo de su aliento, convivió sus desalientos y esperanzas, su deseo de participar en el concierto de todo lo que habría de contribuir a su progreso y a su prestigio, y hoy, como una coronación feliz de sacrificios, de contracción e inteligencia, junto a la realidad palpable del Coronel Suárez actual, la Casa Garralda, como entonces, fiel al ritmo marcado por su adelanto incontrastable, ocupa un lugar de privilegio junto al esfuerzo traducido en la magnífica realidad del presente”.

Don Nicasio Garralda, propulsor de la casa que llevó su nombre, llegó a estas tierras, entonces Sauce Corto, en 1884. Oriundo de Abar, provincia de Navarra, heredó de sus mayores la vigorosa voluntad de acción que caracteriza a su raza y lucho incansable, no midiendo ni la calidad de la tarea ni el esfuerzo que demandara su cometido.

En 1891 contrajo matrimonio con la que habría de ser su compañera de trabajo, desvelos y sacrificio. Durante varios años compartieron en ‘La Curumalán’ los esfuerzos ingentes propios de las ocupaciones rurales, hasta que en 1905 se instalan en Coronel Suárez, atraídos por la necesidad de impartirles educación a sus hijos.

Fue así que don Nicasio Garralda, en la esquina de Mitre y Garibaldi, habilitó una pequeña habitación para la venta de comestibles; esto ocurría el 14 de febrero de 1909.

El 15 de abril de 1925 fallecía don Nicasio, pero su obra, impregnada del dinamismo que supo comunicar a los suyos, quedaba en pie y fue entonces cuando comenzó a girar bajo la denominación de Casa Garralda e Hijos.

Aquel ejemplar de ‘El Imparcial’ decía que “octubre último se inició la demolición del antiguo local  y el 25 del corriente año (1935) tuvo lugar la inauguración total del magnífico edificio (hoy ocupado por la Cooperativa Agropecuaria General San Martín), que si en sus líneas exteriores es una revelación de buen gusto, su interior reúne las amplias condiciones de comodidad y de práctica distribución”.

Para dar una idea de la importancia comercial que tuvo ‘Casa Garralda’ basta consignar que llegó a tener un centenar de empleados y en donde la disciplina era esencial, al punto tal que no se perdonaba a nadie llegar ni cinco minutos tarde a sus tareas, ya que esa sola falta era motivo de despido.