Micro Histórico: Cuando los circos se instalaban en pleno centro…

Micro Histórico: Cuando los circos se instalaban en pleno centro…
Micro Histórico: Cuando los circos se instalaban en pleno centro…

Podés también escuchar este artículo:

A principios del siglo XX los circos que presentaban su espectáculo en Coronel Suárez levantaban su carpa en calle Sarmiento, donde posteriormente fuera domicilio y consultorio del Dr. Héctor Torras, actualmente domicilio de la familia Lázaro, según consta en una publicación realizada por El Imparcial el 5 de agosto de 1968.

En el mismo barrio, hubo también otros espectáculos de atracción popular. Por ejemplo, el llamado ‘Globo de la Muerte’, consistente en una esfera metálica de grandes dimensiones que avezados motociclistas recorrían en su interior a altas velocidades, cruzándose riesgosamente en tan breve espacio y vertiginosamente.

También funcionó allí, en Sarmiento y Lamadrid, una calesita, en la década del ’40, ocupando un terreno donde había estado la Mueblería Bañay, cuyo edificio resultó destruido por un incendio. Esta mueblería, después de aquel episodio, continuó funcionando en Rivadavia y Lamadrid.

En cuanto a otras ubicaciones de los circos que han actuado en Coronel Suárez, según de vecinos consultados, se puede mencionar que en la década del ’40 utilizaban el predio donde actualmente está el Centro Cívico y la Departamental de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, en Las Heras y San Martín; en los años ’60, se levantaba l carpa circense en terrenos donde hoy se encuentra el Barrio Aramburu, sobre Hipólito Yrigoyen, entre Moreno y Echeverría. Entre los más importantes que allí se instalaron puede decirse que estuvo el ‘Sarrasani’, que ofrecía espectáculos simultáneos en tres pistas; por la década del ’80, los circos que llegaban a la ciudad se instalaban en un predio de la Avenida Uriburu al 600, entre Sixto Rodríguez y Brown; luego por el año 2000, actuaron en predios del ex Ferrocarril Mitre, en Avenida Casey, esquina Israel. Y por último, en el 2003, en la diagonal Teodosio Alaniz al 90, hasta que en estos últimos años las empresas circenses que llegan contratan los terrenos del Club Boca Juniors.

 

No faltaron las corridas de toros… accidentadas

En alguna época, el lugar de los circos también fueron los terrenos donde en el año 1925 se construyó el Mercado Municipal. También, según algunos memoriosos, en cierta ocasión se efectuó en lo que hoy es una céntrica esquina, corridas de toros. A propósito, un vecino supo comentar que cuando tenía unos 6 años, su mamá lo llevó a ver una corrida de toros en la esquina donde hoy está el Mercado de las Artes, en donde había un gran baldío. El predio en esa ocasión fue cercado y preparado para la inédita corrida de toros. Siguiendo con el recuerdo, la vecina que había llevado a dos de sus hijos, se dispuso a mirar el espectáculo donde estaban las autoridades. En un momento dado, uno de los toros se espantó causando un gran revuelo y el Intendente de entonces ayudó a subir al palco a algunas mujeres y niños. Más tarde se supo que el toro se había encabritado porque alguno, queriéndose hacer el ‘chistoso’ había puesto aguarrás en el rabo del animal.

Transcurriendo algunas décadas hasta que el 2 de enero de 1966 volvió a surgir la idea de hacer en la ciudad una corrida de toros, un espectáculo que tiene mucha aceptación entre los hispanos, algo que cuesta comprender porque se entiende que es una actividad cruel en perjuicio del animal. La cuestión es que integrantes de la subcomisión de bochas del Centro Deportivo Sarmiento, conjuntamente con el Club Hinojo, realizaron en el estadio de fútbol del club verdirrojo, un espectáculo de corrida de toros, para el cual se contrataron a dos toreros. Una multitud se congregó para ver la ‘corrida’ que tuvo un final imprevisto, ya que uno de los toros de lidia, que pertenecía al ganado de la familia Valea, saltó fuera del ruedo y embistió contra algunos despavoridos espectadores, sin que por suerte alcanzara a ninguno, quedando del episodio la anécdota risueña ya que chicos y grandes cercanos a la escapada del brioso animal, pudieron ponerse a salvo de sus terribles cuernos.

En la fotografía, están los dos toreros junto al dirigente verdirrojo Héctor Ramón Legaspi, momentos antes de iniciarse el espectáculo taurino.