Micro Histórico: Jorge Luis Borges visitó la ciudad en tres oportunidades

Micro Histórico: Jorge Luis Borges visitó la ciudad en tres oportunidades
Micro Histórico: Jorge Luis Borges visitó la ciudad en tres oportunidades
Micro Histórico: Jorge Luis Borges visitó la ciudad en tres oportunidades

Podés también escuchar este artículo:

La ciudad de Coronel Suárez tuvo el privilegio de contar en tres oportunidades con la presencia del ilustre escritor argentino, quien además de ser un hombre de letras de prestigio internacional, se encuentra ligado estrechamente al prócer, bajo cuya advocación está colocada la ciudad y el distrito. En efecto, Jorge Luis Borges es bisnieto del coronel Isidoro Suárez, y ésa fue una de las razones de sus históricas visitas a nuestra ciudad, que detallo en forma sucinta en esta recopilación.

El 6 de agosto de 1968 vino por primea vez a nuestra ciudad Jorge Luis Borges, haciendo aquí su primera aparición pública en el acto oficial, que se realizó para exaltar el nuevo aniversario de la Batalla de Junín, en la mañana de ese día, al pie del monumento que perpetúa el homenaje al héroe epónimo en la plaza San Martín.

En la oportunidad dirigió un mensaje a la concurrencia el intendente municipal, Horacio Carlos Cook, quien dijo que “el mejor homenaje al héroe de Junín es trabajar por la ciudad”. Como apunte de ese histórico día, puede decirse que esa misma mañana ocurrió el conflictivo episodio en el cual el representante del gobernador general Francisco Imaz, el coronel Lammiratto, a la sazón secretario de Asuntos Municipales, se retiró ofendido del municipio considerando que no fue atendido dentro del protocolo, dado que el intendente Horacio Cook acompañaba a Jorge Luis Borges, tomándolo fraternalmente del brazo para ir al tedeum, sin prestarle atención al funcionario provincial. Un incidente que motivó finalmente la renuncia de Horacio Cook.

Pero volviendo al tema central de la nota, en el acto realizado ante el monumento al coronel Isidoro Suárez, habló también el escritor y poeta Jorge Luis Borges, que había llegado por invitación del Jefe comunal. Dirigiéndose al numeroso público, Borges expresó que “cada generación tiene que librar sus propias batallas y nosotros debemos hacer honor a la de Junín”.

Demostrando profunda emoción, Jorge Luis Borges, que fue acompañado por el señor Cook hasta el micrófono, pronunció su mensaje, en el que entre otros conceptos destacó que “los aniversarios, las conmemoraciones como todo acto de la memoria, tiene algo mágico, ya que en ellos tienen pasado y presente, pero es en un pasado enriquecido por todas las cosas que han sucedido después, y también mágicamente por las que vendrán”.

Agregaba Borges: “Qué suerte que en esta mañana memorable, en esta mañana que no podré olvidar, está no solo el coronel Suárez y su batalla de Junín; no solo su carga de peruanos, sino lo que vino después, la guerra de Brasil y la guerra con la primera dictadura. Y luego el destierro, el destierro que tú preferiste a la prosperidad y la seguridad. Y además la segunda dictadura, la revolución de 1955 y todo lo que vendrá, porque las batallas siguen librándose. Tu batalla de Junín no es, como dije alguna vez, una fecha establecida en la historia, un lugar en el Atlas; es más bien un compromiso que nosotros contraemos”. 

“Tú, coronel Suárez, libraste una batalla por nosotros; nosotros tenemos que seguir librándola, por la batalla es eterna, es algo que tiene que trascender. Cada generación tiene que fraguarse como tú libraste tu batalla. Nosotros, en esta mañana que nos congrega juramos no ser indignos de nuestra Batalla de Junín”, frases éstas de Borges que fueron ovacionadas por el público congregado en el acto oficial.

En esa oportunidad, Borges llegó a Coronel Suárez acompañado de su primera esposa, Elsa Astete Millán. Estuvo presente, además, el señor Luis de Torre, tataranieto del héroe de Junín.

Un público numeroso congregó también la disertación de Jorge Luis Borges, en el adecuado escenario del Salón de la Amistad, realizada el lunes 5 de agosto de 1968, diciendo al respecto El Imparcial que “el acto, como se preveía, atrajo el interés que desbordó la capacidad del salón. Borges realizó su charla un tanto informal, con una interesante biografía de su bisabuelo, el héroe de Junín, matizada con anécdotas inéditas de su vida, y a la que siguió luego con las respuestas a interesantes preguntas, que se le formularon sobre su propia labor y juicios en particular, como el que ha esbozado sobre la figura de Martín Fierro, obra que calificó de valiosa, pero que no representa, dijo, la auténtica fisonomía del gaucho argentino”.

La crónica periodística finaliza expresando que “al término de la charla, Borges fue sumamente aplaudido y luego recibió el saludo de un gran número de los presentes, que se sintieron seducidos por su gran simpatía y cordialidad”.

 

La presencia de Borges en 1981

Fue el jueves 29 de noviembre de 1981 en que se registró la segunda visita de Jorge Luis Borges a Coronel Suárez. El Instituto Superior de Formación Docente Nº 48 había programado la Primera Feria del Libro, cuya organización estuvo a cargo de la regente, profesora Graciela Tamalet y las docentes Rosa Bohn y Graciela Toribio.

Recordó Tamalet que la Feria “fue un éxito absoluto, con decenas de editoriales que participaron del evento realizado en dependencias del Concejo Deliberante. Para inaugurar esa Feria se realizó un acto cultural, cuya figura principal era Jorge Luis Borges en Coronel Suárez”.

Hecha la invitación a través de María Kodama, varios días después respondió telefónicamente que garantizaba que Borges vendría a Coronel Suárez y solo quería saber cómo iba a estar organizado el viaje y la actividad en la ciudad, lo que al transmitírsele los detalles fue aceptado sin condicionamientos. Cuando se le pidió el apoyo al intendente en una entrevista posterior, el coronel Raúl Lucio Gerardo Pedernera, respondió favorablemente, entusiasmado con esa visita.

“La Feria se iba a inaugurar en el recinto del Concejo Deliberante, pero el acto se realizó en el Teatro Cervantes, al cual asistieron alumnos y profesores de todos los niveles educativos de Coronel Suárez. Mandamos invitaciones a todas partes y la convocatoria nos sobre pasó, ya que vinieron delegaciones de las universidades de La Plata y la del Sur, de Bahía Blanca. También vinieron de la Universidad Nacional de La Pampa, además de alumnos de todos los institutos de la zona. Fue un mundo de gente, habiendo personas sentadas en los pasillos del primer piso del Teatro Cervantes y, abajo, realmente había una multitud que recibió a Borges de pie y con una sostenida y emocionada ovación”, recordó Graciela Tamalet.

Borges quiso ir caminando desde el Gran Hotel hasta el teatro, porque deseaba recorrer una porción de las calles de la ciudad, acompañándolo la regente del Instituto. La caminata se hizo en medio de una multitud, porque fue mucha la gente la que se acercó a tributarle su admiración y cariño al célebre literato.

El distinguido escrito había llegado acompañado por su hermana, Norah Borges de Torre, pero ésta sufrió una indisposición que la retuvo en la habitación del hotel donde recibió asistencia médica por parte del Dr. Néstor A. Giménez.

Jorge Luis Borges disertó sobre el tema ‘El Libro’, tras leerse el decreto municipal que lo declaraba ‘Huésped de honor de la ciudad’ y pronunciar algunas palabras el intendente Pedernera, quien se refirió a la heroicidad del bisabuelo del homenajeado, el Coronel Suárez y de su propio ancestro, el brigadier general Pedernera, “ambos, subrayó, fueron desterrados del Perú, de donde regresaron a caballo a la Patria”.

Al día siguiente Borges mantuvo una charla con los jóvenes y rindió homenaje a su bisabuelo, el Coronel Suárez, ante el monumento que se encuentra en el centro de la Plaza San Martín. La nueva visita de Borges a la ciudad dejó un recuerdo gratificante e indeleble en quienes escucharon sus conceptos. La presencia del ilustre escritor dio singular realce a la Primera Feria del Libro en Coronel Suárez, que se cerró el 1º de noviembre con la proyección de un audiovisual sobre Coronel Suárez y la actuación de un cuerpo local de danzas clásicas, espectáculo brindado en el recinto del Concejo Deliberante.

 

En 1982 fue la despedida de Borges de Coronel Suárez, acariciando el bronce del héroe

Aunque ha sido la última visita que realizó Jorge Luis Borges a Coronel Suárez, es quizá la menos recordada, ya que fue un tanto inesperada, porque no estaba programada, y ocurrió en ocasión de celebrarse el Día del Maestro, el domingo 12 de septiembre de 1982. Encontrar detalles de esa visita no fue sencillo.

Borges había viajado a Coronel Pringles, especialmente invitado por Rotary Club de esa ciudad el sábado 11. Y al día siguiente, domingo, rotarios de la vecina ciudad, junto al intendente pringlense Joaquín de Aduriz, acompañaron a Borges a Coronel Suárez. Aquí los recibió Alberto Guede en representación del Rotary Club de Coronel Suárez, en el que estaba cumpliendo su segunda presidencia, integrando la comitiva otra conocida escritora argentina, Alicia Jurado, que en la ocasión acompañaba a Borges y la secretaria privada del escritor.

El distinguido huésped y su comitiva se dirigieron a la Municipalidad, donde fue recibido por el secretario de Gobierno, Pascual Barone, en representación del intendente Pedro J. Tenti, eventualmente ausente de la ciudad.

Una nutrida concurrencia de vecinos se congregó para asistir a este acto, en el cual Barone le dio la bienvenida al ilustre visitante, expresando la inmensa satisfacción de recibir nuevamente en la ciudad al bisnieto del héroe de la Independencia que le da el nombre a la ciudad, procediéndose luego a la lectura del decreto, por el cual se declaraba huéspedes de honor de la ciudad a Borges y a la escritora Alicia Jurado, a quienes se les entregó distintos obsequios recordatorios. Tras ese acto protocolar, cumplido a las 12:15, Borges y los asistentes se dirigieron desde el despacho del Jefe comunal hasta el monumento del coronel Isidoro Suárez, donde el bisnieto del prócer pidió que le facilitaran llegar hasta el bronce de la placa principal, que Jorge Luis Borges acarició, en medio de una profunda emoción, que contagió a todos sus acompañantes. Fue colocada a continuación una ofrenda floral por el Rotary Club.

Posteriormente Jorge Luis Borges fue agasajado con un almuerzo en la Sociedad Rural, del que participaron unas 60 personas, tras lo cual el escritor fue requerido por el periodismo local, al que formuló declaraciones.

Tras la comida, en otro salón de la Sociedad Rural, Borges se brindó a responder a las preguntas formuladas por el público y especialmente por jóvenes estudiantes. La presentación de Borges estuvo a cargo del destacado rotario rosarino, profesor Jorge Hugo Aletta de Sylva, que había viajado a Coronel Suárez invitado por el Rotary Club Local para dictar un conferencia, donde pronunció una brillante pieza oratoria para destacar las virtudes literarias del distinguido escritor.

Finalizada esa conferencia, Borges y sus acompañantes viajaron a Bahía Blanca para tomar el avión, que los condujo de regreso a la Capital Federal.