Micro Histórico: Pedro Tenti, un hombre que le brindó su vida al gremialismo agropecuario

Micro Histórico: Pedro Tenti, un hombre que le brindó su vida al gremialismo agropecuario
Micro Histórico: Pedro Tenti, un hombre que le brindó su vida al gremialismo agropecuario
Micro Histórico: Pedro Tenti, un hombre que le brindó su vida al gremialismo agropecuario
Micro Histórico: Pedro Tenti, un hombre que le brindó su vida al gremialismo agropecuario

Podés también escuchar este artículo:

Pedro Tenti fue un hombre que tuvo activa participación en la vida gremial agropecuaria durante cincuenta años y que llevó la voz de los productores suarenses hasta las esferas más altas de la dirigencia nacional y provincial. Fue un hombre con pensamiento propio, con principios y muchos amigos. Gobernó el distrito durante dieciocho meses y construyó tres escuelas, terminó la remodelación del Hospital Municipal y desarrolló los desagües pluviales en un sector de la ciudad. Gestó la primera industria láctea de la región y dio forma a la Fundación Vial Suarense, que tenía como objetivo el mantenimiento de los caminos rurales.

 

Su ingreso a la Sociedad Rural

En una entrevista que le hiciera a Pedro Tenti, me contó que se asoció a la Sociedad Rural de Coronel Suárez en el año 1954, después que salió del servicio militar obligatorio; “al poco tiempo fui vocal, entre 1962 y el año ’66 fui secretario de Pedro Crosatto y del ’66 hasta 1994 fui presidente, fueron 28 años de trabajo sólo interrumpidos por dos años, cuando asumí el cargo de comisionado en la Municipalidad”, expresó en aquel momento Pedro Tenti.

Al ser consultado sobre cómo era la entidad al momento de ingresar a las filas de la misma, Tenti dijo que “tenía otras características, la gente mayor eran muy conservadores en el manejo de la institución y en cambio nosotros veníamos con un vigor juvenil tal que queríamos cambiar todo, fundamentalmente Crosatto, que ingresó con la idea de modificar los corrales y fue así que de a poco fuimos haciendo las cosas, que eran necesarias y para bien de los mismos asociados”.

Indicó que “con Pedro compramos un terreno en donde hoy vive Enrique Garralda y Juan Carlos Garros había diseñado un proyecto que iba para arriba y nos dimos cuenta que estábamos limitados en cuanto a espacio, siempre debíamos ir para arriba y una noche dijimos que construiríamos las instalaciones donde hoy están y fue Juan Carlos el que diseñó todo”, afirmando que “la comuna estaba a cargo de Marco Aurelio Marcalain y ‘Chacho’ Loglio era su secretario de Gobierno, y fueron ellos quienes nos ayudaron para levantar el edificio, fundamentalmente elevando el terreno con tierra”.

Tenti recordó que “para iniciar las obras pedimos un crédito al Banco Ganadero y Lorenzo Raggio, un director de la entidad crediticia y cabañero Hereford, nos dio ese primer crédito”, resaltando enseguida que “comenzamos a construir con un presupuesto de 8 millones de pesos y nos costó finalmente 24 millones. Pero sacamos la obra adelante”.

Entre los datos históricos no faltaron las anécdotas, razón por la cual Tenti contó que “en una oportunidad, cuando se estaba por techar, estábamos observando la tarea con Manuel Laso, que fue el primer tesorero de la Rural y mirando el edificio me dijo con nostalgia: ‘vosotros nos vais a fundir…’, pero no fue así, salimos adelante, de una u otra manera”.

“Dos años antes de que se comenzara a construir compramos la madera que se iba a utilizar en la carpintería, eran cedros paraguayos, se inauguró en el ’69 y están hoy en las mismas condiciones. El trabajo lo hizo el ‘Gringo’ Cingolani. En esa época éramos un grupo de dirigentes que teníamos la camiseta puesta y tirábamos todos hacia el mismo lugar, nadie pensaba en ser más que el otro sino que íbamos todos para adelante”.

Pedro Tenti fue categórico al afirmar que “la Sociedad Rural nunca tuvo problemas económicos y en una época había mucho dinero y los mayores, quienes condujeron los destinos de la entidad hasta la década del ’50, supieron tener mucho más recursos, pero se los ‘comió’ la inflación al tenerlos inactivos en el banco”. “Para gastar un mango discutían largo y tendido”, recordó.

En un momento de la entrevista, Pedro Tenti se puso nostálgico y afirmó que “la Sociedad Rural es una entidad importante en el distrito, porque agrupa mucha gente y hacemos cosas para el pueblo”, destacando que “por otra parte, el único parque que tiene el pueblo es ese y está siempre cuidado, lo cual cuesta mucho dinero”.

“En un momento difícil de la institución, hicimos algo fantástico, que no lo he visto en ninguna otra comisión y consistió conformar una comisión de damas, donde los cargos eran correlativos con la directiva ruralista; es decir, la esposa del presidente era la titular de la comisión y así todos los cargos, de manera que jamás el tesorero podía pelearse con la tesorera de la comisión de damas, porque era su esposa. Funcionó y el dinero que recaudaron fue de locos.

“Ahora se quejan porque en ocasiones llueve, pero recuerdo cuando aún no estaba el asfalto y al lado de los corrales los autos se quedaban encajados, había que sacarlos con los tractores”, enfatizó Tenti, quien agregó que “de a poco se fue mejorando todo, hasta llegar a disponer de una instalación eléctrica subterránea en todo el predio; siempre nos preocupamos por mejorar las instalaciones, porque sabemos que es la fiesta más convoca en Coronel Suárez”.

 

Su paso por Carbap

“En el año 1966, cuando asumo la presidencia, empiezo a ir a Carbap y al retirarme lo hice siendo el delegado más antiguo que había en la confederación, a tal punto que al cumplir la entidad sus 75 años de vida me rindieron un homenaje y fui instituido como uno de ‘Los siete pilares de Carbap’, junto a Jorge Aguado, Juan Manuel Rebollini, Héctor Eyeramendy, Héctor Daniel Orbea y Juan Pedro Mervilhá, y me falta uno que no recuerdo el nombre en este momento”, enfatizó Pedro Tenti, siendo la distinción por “el sostenimiento de los valores, los principios morales y culturales de la institución”, que es lo que expresa la plaqueta.

“Me hicieron lagrimear, el premio me lo entregó Mario Llambía, un amigo de cuarenta años”, dijo Pedro Tenti.

 

El retiro

Pedro Tenti siguió vinculado a la Sociedad Rural, pero en una actividad un poco más pasiva y en razón de ello se le preguntó si ha hecho una autocrítica de su paso por la entidad y con la sinceridad que lo caracteriza dijo en aquella entrevista que “cuando se deja una función el principal reproche que nos gira en la cabeza es si supimos comunicar” y expresó con contundencia que “ese es uno de los grandes defectos que tiene el sector agropecuario, en general no se sabe comunicar y el hecho de no saber comunicar implica que la gente sea más apática, porque no se llega a convencerlo o a ponerlo en el mismo camino que la dirigencia tiene como objetivo y no advierten que en definitiva se le está defendiendo los intereses a ellos, a los productores”.

Siguió reflexionando y afirmó que “la gente de campos siempre fue muy individualista y nunca se dio cuenta que la defensa de su producción debe ser tranqueras afuera y no adentro, que es donde los joroban”.

Sobre las distintas comisiones que ha presidido de la Sociedad Rural, dijo que “en la Directiva nuestra nunca votamos, se llegaba siempre a un consenso, cuando no surgían los acuerdos se dejaba la decisión para otra reunión y en ese tiempo se pensaba, seguramente que al siguiente encuentro había total coincidencia”, destacando que “cuando se vota siempre queda la rispidez, siempre hay un ganador y un perdedor, lo cual provoca las diferencias y las rupturas”.

 

Una anécdota   

Para Pedro Tenti, cada exposición de la Sociedad Rural de Coronel Suárez implicaba el reencuentro con los amigos y en ese marco las bromas y las anécdotas están al orden del día y en razón de ello, nos contó una:

“Roberto González Martínez era un martillero de primera, oriundo de Bahía Blanca. Un año hizo el récord de venta con los carneros en Villa Bordeu. Con el viejo Crosatto, Bru, ‘Pocho’ Alberdi y yo, entre los cuatro, decidimos correr el remate del gran campeón, que era un carnero de Crosatto y durante más de media hora lo hicimos trabajar como loco, llegando a un precio increíble… impagable, le tiramos a la mierda el récord que tenía… no lo podía creer (risas). Lo terminó comprando ‘Pocho’, incluso de la casa de remate le llevaron la boleta y fue ahí cuando le dijo al rematador: ‘acá también podemos hacer buenos precios, pero ahora lo vamos a vender en serio’ y toda la tribuna se desbarrancó en una sola risa”, relató Tenti.