Omar Guarnieri: “Soy los Merry Boys”

Omar Guarnieri: “Soy los Merry Boys”

Publicado el 14 de Octubre de 2019.

La organización de la Exposición Rural de Coronel Suárez decidió que el cierre de los espectáculos del día sábado fuera responsabilidad del legendario grupo Los Merry Boys, quienes con cinco décadas de historia han marcado la vida de al menos tres generaciones y, obviamente, no defraudaron.

Los Merry Boys hicieron bailar a todo el predio ruralista, con hits que canta todo el mundo y con la plasticidad musical de Omar ‘Colirio’ Guarnieri, quien minutos antes de subir al escenario pasó por el móvil de LU36 ‘Radio Coronel Suárez’, siendo entrevistado por Hugo Dukart y Javier Díaz.

“Debutamos un 25 de mayo de 1966; es decir, son 53 años haciendo música”, dijo Guarnieri, quien afirmó, sin pedantería, que “soy el fundador delos Merry Boys, soy los Merry Boys”. Además, dijo que “empezamos a joder con la música a los 6 o 7 años en la escuela, después nos llegó algún instrumento y llegaron los amigos, para sumarse a la idea” y dijo que “comenzamos con las serenatas, era el pretexto para que se conociera nuestra música; se golpeaba la ventana y se largaba la décima para empezar a tocar… nos daban alguna botella que disfrutábamos entre todos en un banco de la plaza y también se pasaba la gorra”.

“En la actualidad, los comienzos de los chicos con la música son diferente, hoy se tienen academias y profesores que orientan a los futuros músicos, nosotros fuimos autodidactas”, dijo Omar ‘Colirio Guarnieri.

Los Merry  Boys tuvieron su momento de oro, que fue cuando grabaron un disco de vinilo. En ese momento no era fácil llegar a grabar en forma profesional, había que viajar a Buenos Aires, tuvimos un gran productor y grabamos ‘Oh Marylin’, que lo cantaba Bacha Rudy e integrábamos el grupo el Negro Otero,  Machino Huertas, Roberto Gorbea y yo”.

Consultado sobre el nombre delgrupo, dijo que “el nombre lo puso Tato Salman, estaba en el Colegio Nacional y él propuso ‘los jóvenes alegres’ y ya pasaron cinco décadas… increíble, pero no fue fácil; en mi caso, no estaba nunca en mi casa, mis hijas me lo dicen a cada rato… era el que nunca estabas, a las 17 de cada sábado me iba y papá ya no estaba. Fuimos los más buscado, los mejor cotizados, durante muchos años vivíamos y muy bien de la música. En realidad, siempre hay algo a que renuncia para hacer lo que te gusta, que te quedan en la mochila de la vida…”.

Por último, dijo que “la música es algo mágico, al contacto con el público uno no puede renunciar… será hasta que la muerte nos separe”.