Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"

Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"
Oscar Sorrivas: "Se dio todo para poder cumplir este sueño"

Publicado el 1 de Noviembre de 2019.

Oscar Sorrivas es nuevamente noticia, hace unos años realizó transformaciones en su vivienda, adaptada con energía solar. Ahora fue en busca de su sueño, que su proyecto se haga realidad. Apostó a ello, y lo logró. Tras poco más de un año y medio de trabajos, transformó un auto a combustión en eléctrico.

Comenzó importando los materiales desde China, y con la ayuda de "mecánica y electricidad" pringlense, hoy su Renault Clio eléctrico está en marcha.
En charla -y viaje en el automóvil incluido- el ingeniero Oscar Sorrivas cuenta los detalles.

"Tenía un sueño, el de poder tener un auto eléctrico hecho de fábrica. Como eso es muy caro, está difícil exportarlo y en aquel momento en Argentina no había, investigué que existía la transformación de autos convencionales en eléctricos" comenzó.

Llegó a contactarse con un ingeniero de otro país, que vende este tipo de proyectos a todo el mundo, especialmente en Centroamérica. Dicha persona le proveyó de contactos para poder adquirir el kit de armado de la unidad.

"Me contacté con un ingeniero que trabaja con gobiernos de ciudades con mucha contaminación ambiental (ejemplo México). En esas ciudades se trata de fomentar la no emisión de anhídrido carbónico".

El auto eléctrico no tiene contaminación sonora (es silencioso en su andar) ni tampoco emisión de anhídrido carbónico (CO2). En este último caso, la emisión de un vehículo naftero es de 120 g/km de anhídrido carbónico, y en una unidad diesel es de 140 g/km, aproximadamente.

"Si un auto en el día hace 10 kilómetros, envía casi un kilo y medio de anhídrido carbónico a la atmosfera. Y eso multiplicado por millones es una contaminación importante" señala Sorrivas.

Como mencionamos, el ingeniero que vende este tipo de proyectos lo relacionó con contactos para poder hacerse del kit eléctrico. Y esos contactos lo relacionaron con China.

"Al comprar el kit me pasaron dirección y cuenta bancaria de China. Había que depositar unos 3 mil dólares a China y tenía cierta incertidumbre. Estuve dos meses y pico hasta que llegaron las cosas, pero llegó todo en perfectas condiciones. Es arriesgado, fui osado y me animé a hacerlo" contó.

 

EL ARMADO DEL AUTO ELECTRICO

"Hubo que inventar dónde poner las baterías, y cómo hacer la unión del motor y la caja, que queda en directa. Hay tres baterías que van adelante, y otras tres están ubicadas debajo del asiento trasero del auto. Están conectadas en serie y suman 72 voltios" explicó Sorrivas.

"Del auto sacamos el motor, radiador, compresor, aire acondicionado, bomba de agua, caño de escape, tanque de combustible; y a su vez le colocamos baterías y motor.

En el balance sumamos unos 100 kilos más. Después le hicimos arreglos de suspensión y dirección; y colocamos diferentes accesorios para que no haya problemas con la instalación y no se generen cortocircuitos" resumió.

El kit más las baterías requirieron una inversión de unos 6 mil dólares, además Sorrivas tuvo que adquirir el automóvil a adaptar (lo compró en Chacabuco), lo que hace que la conversión total haya sido muy costosa.

El kit está compuesto por un controlador (computadora del sistema), cargador de baterías eléctricas, cargador de la batería de 12 volts (que se utiliza para las luces, limpiaparabrisas y calefacción), un motor de 40 hp.

Las baterías son de ácido-plomo de 150 A (no son de litio que tienen una carga más rápida y mayor durabilidad) y proporcionan una autonomía 70 a 80 km.

"En este caso las baterías no permiten una recuperación de energía al frenar, por lo que con el uso que le doy, me duran unos dos días".

Cada una de las baterías pesan 47.5 kilos y cuestan 470 dólares cada una. La unidad se enchufa en su parte delantera y de ahí se conecta al tomacorriente domiciliario.

En el interior, el automóvil tiene colocado un indicador de batería.

"La carga es de 6-7 horas, y consume aproximadamente 10 kw/h. Traducido a pesos, la boleta llegaría con 40 pesos cada dos días por esa carga. Comparándolo con la nafta consume una tercera o cuarta parte, y comparado con el gas, es la mitad".

"Pero la inversión es mucha" señala el docente pringlense. "Hay que tener la decisión y afrontar el riesgo. Próximamente en Argentina va a haber distribuidores de estos equipos, y también las baterías de litio van a ser más accesibles".

 

MUCHAS PERSONAS LE AYUDARON A CUMPLIR SU SUEÑO

"Beto Frank, José María Cartolano me dieron una mano grande, Dangelo, la gente de Rulemanes Pringles. Cuando uno tiene un sueño, todo se alinea para que ese sueño se pueda cumplir".

"Como docente siempre trato de incentivar los sueños de los alumnos. Algunos los tienen, otros no. Pero lo importante es pensar en un sueño, un proyecto, tener metas para poder cumplir".

Oscar Sorrivas añade que este armado del vehículo es una prueba para ver si después se puede llegar a hacer en escala.

"Eso, siempre y cuando los costos bajen un poco. Como están las cosas ahora no se puede hacer. Pero es más que nada dejar un mensaje ecológico y para las instituciones gubernamentales. Es bueno que se fomente la menor emisión de gases".

El pringlense le hizo uno de los últimos retoques al automóvil, EcoCoop de la Escuela Secundaria 5 le diseñó alfombras con material reciclado, y el vehículo se pasea por las calles de nuestra ciudad sin emitir sonido, y -lo más importante- sin emitir gases contaminantes.

 

(Fuente: El Orden de Pringles)