Provincia habilita fiestas al aire libre y hay polémica en varios municipios

Provincia habilita fiestas al aire libre y hay polémica en varios municipios

22/12/2020 - La medida fue publicada en el Boletín Oficial de Nación. Algunos intendentes expresaron la bronca por los “boliches a cielo abierto”.


dasdasdd

dasdasdsadsa

En el territorio de la provincia de Buenos Aires se podrán realizar fiestas al aire libre con una asistencia máxima de 200 personas y con protocolos para evitar la propagación del coronavirus.

La medida había sido anunciada la semana pasada por el Jefe de Gabinete Carlos Bianco y fue oficializada ayer a través de la publicación de un decreto en el Boletín Oficial de la Nación. Apunta básicamente a desalentar la clandestinidad, aunque el argumento fue rebatido por algunos intendentes que se manifestaron en contra de la decisión del gobierno de Axel Kicillof.

El nuevo permiso para las fiestas al aire libre tendráun fuerte impacto de cara a la temporada de verano en los destinos de la Costa Atlántica pero también en los municipios del Gran Buenos Aires donde en los últimos meses se dispararon las denuncias por fiestas clandestinas en casas, quintas y espacios públicos.

Además, a partir de ahora se permitirá el funcionamiento tanto de las salas de bingo como de los casinos, siempre que estén administrados por el Instituto Provincial de Lotería y Casinos, “con un aforo del 50 por ciento de su capacidad”.

A la resolución publicada ayer por la Nación le seguirá ahora una reglamentación por parte de la Provincia, que definirá los lineamientos centrales que se exigirán para habilitar este tipo de eventos. “Todavía se está trabajando y lo daremos a conocer en las próximas horas”, dijeron ayer voceros de Gobernación.

Pero la última palabra y la responsabilidad de los permisos recaerá en los municipios.

 

PROTOCOLOS

Según se adelantó, el coeficiente de ocupación del aforo será de un máximo del 30% en relación a la capacidad máxima habilitada al aire libre no pudiendo superar las 200 personas.

Quienes concurran deberán hacerlo con tapaboca, que deberán tener correctamente colocado siempre que no estén consumiendo bebidas o comidad. En el ingreso, se les tomará la temperatura y se les exigirá que dejen todos sus datos personales, para eventuales medidas de seguimiento en el caso de que se detecten positivos de coronavirus.

Además, de acuerdo a la información que trascendió, los organizadores o dueños de locales abiertos donde se realicen las fiestas deberán disponer espacios de circulación, alfombras sanitizantes y espacios de desinfección con alcohol en gel.

“Hay muchas fiestas clandestinas. Eso nos preocupa. Con el objetivo de descomprimir vamos a estar presentando un protocolo para los espacios de entretenimiento para jóvenes. Con aforo del 30% del espacio habilitado. Siempre con perímetro cerrado. La idea es evitar fiestas masivas”, dijo ayer el jefe de Gabinete de la Provincia, Carlos Bianco.

La medida generó polémica con algunos intendentes, incluso del propio oficialismo. “No quiero saber nada con boliches a cielo abierto”, dijo el jefe comunal peronista de Coronel Suárez, Ricardo Moccero. “El problema de las fiestas es que es muy difícil de controlar. Por eso no las vamos a habilitar y quienes incumplan y hagan encuentros clandestinos serán severamente sancionados”, sostuvo.

En la misma línea se había manifestado, por caso, el intendente de uno de los distritos balnearios más importantes del sur bonaerense, Alejandro Dichiara, de Monte Hermoso. “Este año es para venir a descansar a Monte Hermoso, no para venir de fiesta”, lanzó.

Ayer, en tanto, el gobernador Axel Kicillof formuló declaraciones desde Mar del Plata, donde lanzó el Operativo Sol, y señaló que si surgen “situaciones incontrolables” en el marco de la pandemia de coronavirus “habrá que retroceder” en las aperturas de comercios y actividades.

“Todo es susceptible a modificarse respecto a la situación sanitaria”, sostuvo el mandatario en una conferencia de prensa que brindó en “La Feliz”. En ese marco, no descartó que se puedan restringir algunas actividades en el marco de temporada de verano: “Si la salutaciones se vuelven incontrolables, habrá que retroceder e impedir que sigan funcionando”, indicó.

Depende de nosotros. Probablemente se relajaron las medidas de prevención y de cuidado y entonces se generan más contagios porque el virus sigue actuando de la misma manera de antes. Es un buen llamado de atención con la temporada para poner la energía y la atención en todas las medidas de cuidado”, explicó.

Y confirmó: “Si vemos que hay actividades donde no se respetan las indicaciones o porque dado el crecimiento de los contagios cambia el contexto, se modificarán las decisiones”.

 

(Fuente: El Día)