Se rompió ‘Cambiemos’ en la provincia de Córdoba

Se rompió ‘Cambiemos’ en la provincia de Córdoba

Córdoba, la provincia más determinante para el triunfo de Mauricio Macri en el ballotage 2015, no tendrá una fórmula de Cambiemos en la elección a gobernador de este año. La feroz interna por la definición de la fórmula y la negativa de la Casa Rosada a aceptar la interna hicieron volar por los aires a la alianza oficialista.

Lo que era inevitable se confirmó este lunes por la mañana. El líder del Frente Cívico, Luis Juez, concretó ante la justicia electoral su salida de Cambiemos, que de esa forma quedó formalmente fracturado. La salida del ex senador es el paso previo a que lo propio hagan en las próximas horas el PRO y del sector de Mario Negri, que será candidato a gobernador con un sello propio.

Así las cosas, Cambiemos tendrá dos candidatos a gobernador en las elecciones del 12 de mayo (los radicales Negri y Ramón Mestre) y dos candidatos a intendente de la capital provincial (Juez con el apoyo del PRO y Negri, y el radical Rodrigo de Loredo). Resta definir con qué partido se presentará cada una de las listas, aunque se descuenta que Mestre lo hará con la histórica lista 3 de la UCR.

La ruptura en Córdoba se produjo unas horas antes de la reunión de la mesa nacional de Cambiemos en la Casa Rosada, prevista para el mediodía. De allí salió una definición que, al estilo de la Casa Rosada, no admitió la ruptura y el fracaso del armado político en la provincia donde nació la alianza. "Ante la imposibilidad de avanzar con el proceso electoral interno, se acordó instar a los distintos sectores a encontrar caminos que conduzcan a un consenso para que Cambiemos presente la fórmula más competitiva para la elección del 12 de mayo", indicó Cambiemos en un comunicado. "Si no se arribara a un acuerdo en este sentido la Mesa Nacional deja librada la definición de la estrategia electoral a los partidos del distrito", concluyó el comunicado.

Fue una forma bastante torpe de presentar la ruptura luego de que la Casa Rosada hizo todos los esfuerzos posibles para bajar a Mestre y De Loredo, que resistieron las presiones e insistieron con dirimir las candidaturas en una interna que estaba prevista para el próximo domingo pero todavía sin organización definida.

En las últimas horas se había rumoreado que el Gobierno nacional bajaría a Héctor Baldassi de la candidatura a vicegobernador de Negri, en un mensaje al radical para que también desista y Cambiemos se evite el papelón de la ruptura. La Rosada habría intentado antes bajar al propio Negri, que lo rechazó de plano.

La ruptura de Cambiemos es una excelente noticia para el gobernador peronista Juan Schiaretti, que ahora queda muy bien posicionado para lograr la reelección. El mandatario mantuvo durante su gestión una excelente relación con Macri, lo que derivó entre otras cosas en que la Rosada le pusiera poco empeño al armado en una provincia donde tenía las mejores perspectivas para ganar.

Las críticas, por eso, apuntan principalmente a Marcos Peña, el cerebro electoral del Gobierno. "Tuvimos fecha de elección seis meses antes, nunca tuvimos tanto tiempo de anticipación y nunca desde 2007 tuvimos un escenario tan favorable para ganarle al peronismo. La interna la tendríamos que haber hecho en diciembre", dijo días atrás un dirigente del espacio. "No sé si Macri quiere ganarle a Schiaretti, no se nota tan claramente. Es muy difícil creer que no hayan resuelto la interna antes si quieren ganarle", completó.

Precisamente esa es la sospecha que atraviesa la interna de Cambiemos en Córdoba. No son pocos los que hablan de un pacto de Macri y Peña con Schiaretti. Semanas atrás, la Coalición Cívica de Elisa Carrió lo denunció sin medias tintas. "Este acuerdo podría ser a cambio de mantener dividido al peronismo nacional para aumentar así las posibilidades de reelección del presidente", sugirió un dirigente de la legisladora.