“Sin identidad es difícil construir transparencia”

“Sin identidad es difícil construir transparencia”
“Sin identidad es difícil construir transparencia”

Publicado el 30 de Octubre de 2019.

“Sin identidad es difícil construir transparencia”

Quiero expresar repudio a la cobardía de quien, el lunes pasado, se dedicó a subir un listado de comercios de Coronel Suárez identificándolos, sin su autorización, con ideologías políticas, una en especial, y tildando a sus dueños de ladrones.

Esta o estas personas han elaborado un listado en formato de pasquín, que según su definición de diccionario significa: ESCRITO ANÓNIMO QUE SE FIJA EN LUGAR PÚBLICO CON CARÁCTER SATÍRICO O INJURIOSO.

Me encantaría que esa o esas personas se den a conocer, o quizá ya las conozcamos. Pero hay algo más grave que ese listado. Y es el decir por lo bajo, desde el anonimato, desde la falta de madurez cívica, social, ciudadana.

Creo que una de las enfermedades más graves que se padecen hoy en la sociedad es la falta de consciencia, de responsabilidad y de hacernos cargo de lo que decimos y hacemos.

Nos falta como sociedad autoanálisis, autocrítica. Decir: “yo soy este, o esta, con mis virtudes, defectos… y si bien no poseo la verdad absoluta, puedo fundamentar mi verdad”.

Pero el anonimato es falta de todo, y sobre todo de identidad.

Voy a citar a un autor, Antonio Gramsci, quien dice: “creo que vivir significa tomar partido. No pueden existir quienes sean solamente hombres, extraños a la ciudad. Quien realmente vive, no puede no ser ciudadano, no tomar partido. La indiferencia es apatía, es parasitismo, es cobardía, no es vida”.

Muchas veces nos sentimos interpelados en contextos sociales, políticos, institucionales… y eso no está mal. Pero saber quiénes nos interpelan ayuda a madurar en los procesos democráticos. Desde el anonimato solo se provoca un malestar que no tiene salida, que no tiene solución.

Quienes, como yo, asumimos una postura política e ideológica, lo hacemos con la necesidad de construir una sociedad sana y madura en democracia. El susurro, el secreto, el esconderse y hablar en las sombras no fortalece los lazos sociales.

Interpelo a los anónimos a hablar y dialogar dando la cara, es un ejercicio que construye y no destruye. Ojalá algún día podamos todos y todas fundamentar porqué, cómo y desde qué lugares queremos construir proyectos sociales, sin tener que imponer autoritariamente o difamar sin fundamentos a nada y a nadie.

Deodoro Roca, abogado dirigente universitario y activista por los Derechos Humanos dijo: “Los dolores que quedan, son las libertades que faltan”.

Espero que podamos asumir nuestros compromisos y dialogar cara a cara. Seguiré mi lucha por desterrar las persecuciones políticas a las que muchos y muchas hemos sabido resistir en este último tiempo.

Mariela Lorena Kleiner Uranga.

DNI 23.980.464.