Tomás inauguró su ciclo de Jornadas #ExperienciaCTT 2019

Tomás inauguró su ciclo de Jornadas #ExperienciaCTT 2019

“El objetivo de esta jornada es promover avances tecnológicos y prácticas agrícolas sustentables. Buscamos mostrar todo lo que se puede hacer y poner estas herramientas al alcance del productor”, dijo Sergio Degenhardt, líder en innovaciones agrícolas de Tomás Hnos.

“De la misma manera que nos sumamos al programa #CampoLimpio con la misión de capacitar y difundir sobre las Buenas Prácticas en el manejo de fitosanitarios, desde Tomás asumimos la responsabilidad que nos compete con nuestras comunidades y con nosotros mismos”, enfatizó el coordinador del Campo Tecnológico Tomás (CTT).

El Proyecto CTT tiene su faz práctica en un espacio de 75 hectáreas íntegramente destinado a la experimentación de las últimas tecnologías disponibles para el agro. El foco general de la iniciativa está puesto en las aplicaciones concretas y reales de estas innovaciones y, sobre todo, en el derrame del conocimiento hacia los productores, los estudiantes y la comunidad en general.

Presentado en sociedad el año pasado, cuando más de 700 alumnos de escuelas primarias y secundarias participaron de una jornada íntegramente dedicada al conocimiento de las llamadas Ag-Tech, el CTT evoluciona y consolida sus actas fundacionales, a través de un ciclo  de jornadas para 2019, llamadas #ExperienciaCTT.

 

#ExperienciaCTT #1

En el encuentro organizado ayer en Carlos Casares, el clima volvió a grisar las actividades previstas y lo que se presentaba como una jornada a campo terminó desdoblándose en charlas técnicas en la Sociedad Rural de Casares y dinámicas en el propio CTT.

Los más de 50 productores que se le animaron a las lluvias torrenciales se sorprendieron con la primera de las charlas, dedicada a la optimización de la nutrición de los cultivos, a través de la incorporación de elementos no tan tradicionales como el zinc.

“Estamos en una zona que responde mucho”, comenzó diciendo Juan Urrutia, de la empresa Bunge, para inmediatamente graficar que “ensayos  comparativos de aplicación de Zinc contra mezclas tradicionales en maíz demuestran una respuesta promedio de casi  500 kilos con dosis de 1,5 kg/Zn/ha. Ahora, si hablamos de trigo la respuesta puede llegar a 300 kilos en zona núcleo”, especificó.

Es que la variable manejo, si bien no es una innovación tecnológica en sí misma, viene adquiriendo otra dimensión de impacto en el medio ambiente a partir del procesamiento y las mediciones de precisión que ofrecen las Ag-Tech.

Así, la incorporación de cultivos de servicios en las rotaciones tuvo un lugar central dentro de la Primer #ExperienciaCTT en la voz de Bernardo Romano, miembro de la comisión directiva de Aapresid y con una experiencia de más de 30 años de Siembra Directa y más de 10 años incorporando vicia, centeno, rabanito, colza o trébol en sus planteos productivos.

Ante la mirada atónita de los productores, Romano disparó la pregunta del millón; “¿Los cultivos de servicio son un costo o una inversión?”. En un ping pong sin desperdicio, el productor demostró con pruebas documentales que “a partir del segundo año, la incorporación de estos cultivos puede representar diferencias de rinde de hasta el 40% para el maíz, del 20% para el trigo y de hasta un 15% para la soja de segunda”.

Pero más allá de la sustentabilidad económica del planteo,  Romano destacó el aporte del equilibrio al sistema en suelos muy degradados y el necesario “cambio de paradigma para probarlos e incorporarlos”. El aplauso de la audiencia fue masivo.

 

Digitalización a full

Ya entrando en la cuestión más tecnológica, Juan Janisch, de la empresa Auravant, describió las aplicaciones concretas del software libre que ofrece la compañía y destacó dos nuevas innovaciones destinadas a la eficiencia en el control de malezas y el consecuente uso de herbicidas; y a la optimización del uso de fertilizantes, con prescripciones de aplicación variable en función de las necesidades reales de los lotes.

“Buscamos poner la tecnología al alcance de todos los productores e ingenieros agrónomos. Nuestro desafío es colaborar en el desafío de alimentar a la población mundial ante su constante crecimiento, pero en forma armónica con el medio ambiente”, remarcó el responsable de desarrollo de producto de la compañía.

En esta misma línea, Martín Latorre, de la firma Gabriel Kelly & Cia., representante de John Deere, presentó el nuevo “Centro de Operaciones” de la empresa de maquinaria, destinado a brindar soporte a los productores en agricultura de precisión a través de herramientas de digitalización y procesamiento de datos.

“Buscamos unir los datos que nos ofrece la máquina, el operario y el lote y plasmarlo en esta plataforma que hace de soporte a las decisiones agronómicas y cuyo acceso se realiza a través de cualquier dispositivo móvil, más allá de su conexión a internet”, explicó.

Mientras los productores consultaban detalles de la plataforma, hubo un dato que quedó flotando en el ambiente: “hoy, hasta hablar de piloto automático puede sonar viejo. También la histórica disputa del tamaño de la maquinaria es obsoleta. Ahora lo que prima es  la simpleza, precisión y eficiencia”.