Una madre reclama un abogado para presentar un recurso de amparo ante la Justicia

Una madre reclama un abogado para presentar un recurso de amparo ante la Justicia

Desde que nació Gian Franco tuvo que pelear por su vida y lo sigue haciendo con sus 11 años. Padece de parálisis cerebral y ya ha soportado tres operaciones del corazón y tres de intestino. 

Su mamá, Natalia Pastor, ha realizado distintas campañas para tratarlo con células madre hasta que probó con el aceite de cannabis, algo que mejoró notablemente su calidad de vida.

Sin embargo, el tratamiento se vio interrumpido porque la comercialización de este aceite no está autorizada en nuestro país, ya que el cultivo de la planta de la que proviene, cannabis sativa, está prohibido. 

El gobierno de Mauricio Macri autorizó en Jujuy un centro para la comercialización de este aceite y en Uruguay anunciaron que capitales españoles se dedicarán al cultivo y comercialización de aceite de cannabis. 

Natalia no quiere estar fuera de la ley, es por ello que pide un recurso de amparo para que le permitan cultivar su propia planta de la cual extraer el aceite, pero para lograrlo requiere el patrocinio de un abogado y ya fue rechazada por dos letrados de Coronel Suárez.

Tiene tres hijos -uno es mellizo de Gian Franco- y no cuenta con recursos económicos suficientes para afrontar el costo de los aceites que además, no son fáciles de conseguir. Y al no haber un mercado libre, también le ha sucedido comprar la medicina y que se encuentre adulterada.

Para ella no fue fácil la decisión darle aceite de cannabis a su hijo; tuvo que vencer miedos y prejuicios, pero luego comprobó una notable mejoría.

“En el 2013 fue implantado con células madre en La Plata pero hace poco empezó con trastornos en el sueño, se quejaba toda la noche, no comía. Una chica me sugirió que me contacte con gente de General La Madrid, un municipio que es pionero en la lucha por legalizar el aceite de cannabis y ahí me contactaron con Alejandro, un cultivador de esa localidad”, dijo.

Ella también consultó a los doctores Marcelo Morante y Fabián Díaz, antes de tomar la decisión de probarlo con Gian Franco. 

“Fue increíble. A los 7 días empezó a dormir, a comer más. Las gotas se me terminaron a los 30 días y volvió a los dolores cotidianos. Quise comprarlo y me vendieron gotas que tenían un 95% de aceite de oliva”, expresó con angustia.

“Yo quiero hacer todo legal, sé que a la agrupación Mamá Cultiva, les permitieron cultivar plantas de marihuana en sus domicilios a partir de un recurso de amparo. Eso necesito yo, un recurso de amparo para poder tener mi propia planta, porque hasta ahora dependo de que alguien me consiga”, añadió.