Néstor Hirigoity: “El cereal va a seguir su curso, y yo no voy a dejar de trabajar.”

Néstor Hirigoity: “El cereal va a seguir su curso, y yo no voy a dejar de trabajar.”
Néstor Hirigoity: “El cereal va a seguir su curso, y yo no voy a dejar de trabajar.”
Néstor Hirigoity: “El cereal va a seguir su curso, y yo no voy a dejar de trabajar.”

20/05/2022 - En comunicación con el productor Néstor Hirigoity, propietario de campo donde fueron destruidos dos silo bolsas el día miércoles por la noche.


- Recuerdo que en septiembre de 2021 hicimos una entrevista por el mismo tema. Otra vez se vuelve a dar esta situación condenable…

- Si, igual que el hecho anterior. Son campos que están muy en las inmediaciones de Coronel Suárez, y queda con comodidad para que esta gente haga sus hechos vandálicos, y quedemos en la situación que estamos donde tenemos que cargarlo con todo lo que ellos conlleva de trabajo innecesario y perdidas.

- Estos silo bolsas, ¿estaban cerca de la calle o dentro del campo?

- Están a unos 200 metros de la calle. Las tranqueras estaban cerradas con candado. El campo está a unos 1500 metro del camino de cintura rumbo al autódromo de Suárez, en el camino de las cinco esquinas. Están cómodos y cerca de la calle, pero no eran muy visibles porque en los alambrados hay yuyos altos y no se ven demasiado. Realmente el que fue, fue a hacerlo, no es que lo encontró de pasada.

- Volviendo al 2021, ¿vos hiciste una presentación judicial, se investigó y hay algún rumbo hacia quienes pueden haber sido los responsables?

- Yo hice todas las denuncias correspondientes. El cereal no es exclusivamente mío. Está dividido con los dueños de los campos donde yo trabajo. La parte de trabajo policial queda en manos de ellos, y uno no tiene mucho más que hacer. Pero no hubo más comunicación con ellos.

- La particularidad es que con un corte que se haga, con la presión que ejerce el cereal, se abre de punta a punta…

- Es muy fácil porque una vez que se hace, comienza a correr el tajo y se va rompiendo todo.

- Ahora está el tema de la logística para ver que se hace con ese cereal…

- Se carga, se embolsa, y al cerealista le daremos indicaciones si se carga directamente si hay cupos o habrá que descargarlo en la planta del cerealista en Suárez. Pero es un trabajo a destiempo, que no estaba previsto hacerlo.

- Si uno hace historia, vos fuiste un protagonista importante por el 2008 de lo que fue la 125, y vuelve a darse esa imagen donde hay sectores que se enfrentan y esto inevitablemente lo pone a uno en el lugar de una grieta que no nos ayuda a los argentinos.

- No ayuda a nadie. Una de las suposiciones es esa, y otra es que son muchachones que salen a los campos jugando y divirtiéndose, se hacen grupos, y pueden llegar a hacer eso. Hay muchas posibilidades. Se puede llegar más que nada por el comentario de la gente y que alguien los venda. De lo contrario es muy difícil. El cereal va a seguir su curso, y yo no voy a dejar de trabajar. El problema lo tiene quien lo hace. Es gente inadaptada que encuentra placer en el vandalismo o pensando que por ideología esto es lo que hay que hacer.

- ¿Vos creés que hay animosidad hacia vos? Porque no es casual que en dos campos donde vos trabajás y que tienen distancia, hayan ido a esos silo bolsas

- Puede y no puede ser. Lo que si se da es justamente que quedan muy cerca y muy cómodos de la vía pública y de Coronel Suárez. No puedo decir ni una cosa ni la otra. En algunos campos donde trabajo ya no dejamos más bolsones.

- ¿Existe la posibilidad de que se pueda utilizar las cámaras del acceso a la ciudad para recabar información?

- En cuanto a la policía, si tiene que revisar cámaras, lo tendrán que hacer. Yo no puedo ir a preguntar si miraron o no miraron. Hice la denuncia, vino la policía, se quedaron trabajando y ellos tendrán el veredicto de lo que puedan sacar con respecto a los hechos.

- ¿Tenés datos de si se producen robos de cereales en los campos de la provincia?

- No es común. Si se ha dado porque muchas veces cuando se producen estos robos es gente que tiene que saber que el campo está lejos, que se puede trabajar con comodidad y que no hay gente que lo recorre. La logística lleva su tiempo. Hay que llevar una extractora y camiones. Por eso no es muy común, porque es muy grande el riesgo de que te agarren. Todos sabemos más o menos el movimiento entre los vecinos, como para saber si hay algo fuera de lugar. Suele haber más “robo hormiga”, pero en estos casos no rompen todo el bolsón. Por lo general lo hace gente para cría de animales, pero no son en cantidad y no tienen significancia económicamente.

- ¿El tema abigeato cómo está?

- Yo creo que ahora se ha mejorado mucho. No hubo denuncias como hubo otros años. Ayuda mucho las cámaras y los celulares, es más fácil denunciarlo porque con una llamada a la Patrulla Rural uno enseguida está en contacto. En un momento fue terrible la cantidad de denuncias, pero ahora no hay tanto.