“No recuerdo haber empezado y terminado tan temprano una cosecha.”

“No recuerdo haber empezado y terminado tan temprano una cosecha.”

30/12/2022 - En diálogo con Ing. Diego Lodos, presidente de la Sociedad Rural de Coronel Suárez, para hacer el resumen de este 2022 de la institución.


- Terminando el año, duro en lo climático, pero desde lo institucional ha sido bueno. Se han hecho obras y se ha podido realizar la exposición con normalidad.

- Probablemente no haya un recuerdo de haber terminado una campaña de cosecha fina con una fecha tan temprana

- Nunca creo yo.  En el 2009 hubo un año de mucha seca, pero yo no recuerdo haber empezado y terminado tan temprano. Antes del 24 de diciembre ya estaba el 80% cosechado. Igualmente, creo que la cosecha fina ha sido discreta para la zona. Teníamos menos expectativas. Hubo un combo de seca y helada que afectó.

- Si podemos hacer un punto de referencia promedio, ¿ya se puede hacer esa evaluación?

- Yo lo que escucho más es que la cebada estuvo un poco por encima del trigo. Generalmente es un cultivo que aguanta más la seca porque requiere menos milimetraje y es más eficiente en el uso del agua. Lo que más se escucha de cebada es lotes de 3000 kilos en la zona. En trigo estamos 600 kilos debajo de eso.

- ¿Hay una idea de porcentajes de afectación?

- Los que he escuchado andan en un 30%. Los seguros de helada tienen una franquicia muy alta, con lo cual a veces lo que uno después cobra no es tan significante porque tiene un 20% de franquicia que le quitan.

- En lo que hace al desarrollo de los cultivos de gruesa, ¿ya hay daño?

- Hay daño, sobre todo en el girasol. Creo que los que están hoy florecidos están muy complicados, y los que están por florecer dependemos de la lluvia prevista para el domingo. El maíz y la soja, que están sembrados más tarde, todavía están con chance de recuperar volviendo a una cierta normalidad de lluvia. El cultivo de girasol va a estar bastante resentido en su producción. Y lo que es más crítico hoy por hoy es la producción forrajera, porque los campos están muy secos y con bastante presencia de tucuras. Va a ser un invierno muy largo, y la sugerencia es que la producción ganadera vaya tomando los recaudos para abastecerse de algún tipo de forraje.

- ¿Cómo está la ecuación de lo económico tanto para la producción de granos como para la ganadería? ¿Los márgenes están por debajo o normales?

- En lo que es agricultura, los precios de los commodities son buenos. Eso bueno compensa a la falta de producción.

En lo que es ganadería estamos pasando una situación muy mala. Los precios están planchados desde marzo. Con una inflación como la que tenemos, estar en esos precios significa que estás perdiendo un poder adquisitivo importante. Lo que es exportación está muy trabado, por lo cual tampoco tiene valor ni demanda.

- ¿A qué se deben esas trabas?

- China ha reducido su importación, con lo cual la demanda ha caído. En lo que es invernada, hoy la ecuación es negativa. Hacer un kilo de carne con grano es negativo. A veces hay que hacerlo porque tenés que terminar de alguna manera al novillo y hay que optar por esa situación porque no se pueden terminar a pasto.

- El tema del dólar soja, ¿activo de alguna manera la comercialización?

- Trajo más problemas que soluciones. Fue bueno para el que tenía soja. Son más los productores que no tienen que los que tienen. Trajo problemas en las comercializaciones, en las transacciones, en los arrendamientos, en todo, porque distorsionó el valor de algo ficticio. Quizás le haya traído alguna solución al gobierno, pero no al sector. Muchos contratos de alquileres se hacen en kilos de soja, con lo cual aumentaban muchísimo el alquiler de un campo. Ahora hicieron lo mismo otra vez, y creo que marca un precedente en el que después nadie va a querer vender soja porque todos van a esperar al dólar soja 3 y 4 y 5, y así se termina la fluidez del mercado.

- El gran problema es el desdoblamiento cambiario, esta diferencia entre el dólar oficial, que no se consigue pero la producción está en ese valor, y el dólar que se consigue que está muy por arriba.

- La brecha es lo que más nos pega a nosotros. Pero ahora tenemos la combinación de la brecha cambiaria del 100% más las retenciones. Un alivio para el campo sería que la brecha sea más chica o no existiese, o sacar las retenciones.

- Hablando de lo institucional, la Rural ha vuelto a su normalidad. ¿Tienen previstos planes de acción?

- Sí. En lo que hace a instalaciones, este año arreglamos todo el salón comedor. Después tuvimos un problema con SENASA y la habilitación, con lo cual hubo un momento que quedamos inhabilitados por un tema burocrático, que pudimos subsanar, pero tuvimos que adaptar los corrales a las nuevas disposiciones. Hicimos todos los cargadores nuevos, un lazareto y una cava por si llega a haber un animal muerto. Ya estamos habilitados para seguir adelante.

También coincidió este año que CARBAP, la organización a la que pertenecemos y nos nuclea, cumplió 90 años. Desde allí asistimos a la primera jornada de medio ambiente y un congreso de “Repensando CARBAP”. La idea es seguir trabajando acá en lo local, pero también en lo gremial a nivel provincial y nacional.