Secco: “El sector agroexportador es el más relevante hoy de la Argentina para generar divisas.”

Secco: “El sector agroexportador es el más relevante hoy de la Argentina para generar divisas.”

08/02/2024 - Dialogamos con el economista Luis Secco en el Día de Campo de Criadero El Cencerro que tuvo lugar en la Sociedad Rural de Coronel Suárez el pasado miércoles, donde realizó una disertación titulada “Economía frente a una estabilización todavía incompleta”.


Escuchá la nota completa en:

- Luis, concluída la exposición organizada por El Cencerro, y veíamos los tópicos que se iban a tratar. Plan de estabilización en la Argentina, qué tarea difícil.

- Diseñar un buen programa de estabilización no es fácil. En general, los que han funcionado son los que se han visto complementados también con un buen paquete de reformas, con buenos anuncios, buena comunicación de parte del gobierno. Yo tengo la sensación de que tenemos un gobierno que quiere resolver los problemas, por primera vez en mucho tiempo, que tiene un diagnóstico razonable o correcto de la situación, que ha tratado de diseñar el mejor programa que ha podido, pero que ahora viene la etapa difícil que es implementarlo y es ahí donde estamos teniendo algunas demoras y dificultades, obstáculos legales, judiciales. Me parece que el gobierno tiene la intención, estamos un poco trabados en llevarlo a la práctica, pero tenemos un programa que tiene estos dos pilares: la parte macro, fiscal monetaria, y la parte de reformas.

- Hay un buen caudal de votantes de Milei que habían acompañado en su momento al gobierno de Mauricio Macri que planteó en su discurso acciones similares a esta, y que finalmente no se llevaron adelante. ¿Hoy se corren riesgos, en función de ver la complejidad que tiene el funcionamiento del Estado y de todos los sectores más vulnerables, de que esto no logre avanzar como se planteó en aquella ocasión?

- Si lo juzgamos por los hechos de esta semana en el parlamento, hoy estamos un poco más en duda. Yo creo que de esta manera hay una parte importante de la sociedad que está dispuesta a correr con el costo del ajuste, de sinceramiento de precios, de acostumbrarse a operar en un régimen muy distinto donde la libertad prevalece por sobre la opinión del Estado. Todos esos son riesgos y desafíos que hay que correr. Yo entiendo que puede haber ciertos sectores que tienen miedo a la ausencia de la regulación, otros que tal vez viven de las arcas del Estado y que han amenazados su frente de ingreso. A mí me parece que todo eso debemos ponerlo en un marco más general, donde lo que ha quedado claro en Argentina en el pasado es que hay una gran cantidad de políticas de compensación. Argentina no crece, tiene inflación, entonces yo te protejo, yo te doy un ingreso que si no generamos empleo no importa porque te doy un plan.

Me parece que las políticas sociales de compensación jamás llegan a compensar los desaguisados de malas políticas económicas. Entonces uno debería empezar a pensar en términos de una Argentina en la cual prevalece la iniciativa de hacer buena política económica, y entonces no tengo que pensar en todo ese andamiaje de subsidios cruzados, regulaciones que tratan de compensar las consecuencias no de buenas políticas sino de malas políticas.

 

“Me parece que las políticas sociales de compensación jamás llegan a compensar los desaguisados de malas políticas económicas.”

 

- Evidentemente el electorado ha visto en Javier Milei aquel hombre que viene a quitar privilegios, en principio a la dirigencia política, al mundo empresario. ¿Qué análisis hace usted en función de que hay sectores que apuestan a todos los gobiernos, como para luego tener obra pública? ¿Es un sector que usted considera el más o el menos comprometido para llevar adelante una política de cambio?

- Hay factores de poder y empresarios poderosos en todo el mundo, y a ninguno le va tan mal como a la Argentina. A mí no me preocupa tanto ese hecho de que haya sectores que tienen más o menos llegada, y empresarios que pueden lograr ciertos privilegios. Yo tengo dudas de que lo vayan a conseguir de este gobierno, que vienen un poco a marcar un antes y un después en ese sentido.

A mí lo que me preocupa es que el gobierno se pierda en la maraña de esas depresiones sectoriales y termine siendo una mala política. Que haya presiones, que haya reuniones, que haya intereses, bienvenido sea todo. Ahora, el punto es cómo los conduce o los reconduce el poder político. Yo creo que los gobiernos tienen que hacer conteste de las preocupaciones de los empresarios, del sector privado, de todo el mundo. Después tienen que hacer su política y no aprovecharse de las necesidades del empresario para después conseguir el financiamiento para una campaña o lo que fuera.  Ahí tenemos una zona muy gris producto de muchos años de mucha corrupción en la Argentina.

- En el actual contexto, para los años que vienen, ¿el agropecuario es un sector que usted considera un actor importante?

- Sí. Yo diría que en general en la agenda de todas las clases políticas argentinas, de los que toman decisiones, siempre el sector que es uno de los pilares del futuro de la Argentina, del presente y del futuro, es el sector agroexpertador. Después aparecen sectores como la energía, la minería, los servicios basados en los conocimientos. Yo diría que esos son los grandes cuatro sectores donde me parece que hay una apuesta bastante clara de parte del poder político argentino.

Es el sector más relevante hoy de la Argentina para generar divisas. Es muy importante que al sector le vaya bien y cuidar ese espíritu.

Me parece que hay todavía por delante mucho para hacer, para que el sector se potencie aún más. La libertad es muy importante, incluso para el sector agroexportador. Creo que hay voluntad de parte de este gobierno, como había habido de voluntad en parte de Juntos por el Cambio también, en ir reduciendo progresivamente la presión tributaria sobre el sector. Lo que pasa es que ahora eso es muy difícil de poder hacer.

 

“Javier es un buen economista, así que yo confío bastante en su visión.”

 

- ¿Tuvimos en la historia argentina un presidente economista? ¿Será esta la fórmula?

- No, que yo sepa no. Ojalá que sea así. Yo creo que el economista tiene una ventaja importante en su formación, que es una visión mucho más integral y general de las cosas.

Javier es un buen economista, así que yo confío bastante en su visión. Obviamente, hoy donde estamos trabados es en esta etapa que no importa si sos economista, abogado o lo que sea, que es de implementar tu programa.